LLIBRE. “El món d’ahir. Memòries d’un europeu” d’Stefan Zweig (1944)

zweig - el mundo de ayerRESSENYA. Stefan Zweig:

“El món d’ahir. Memòries d’un europeu” (1944)

  • Barcelona, Editorial Quaderns Crema, 2001
  • 536 pàgines, català.


[En castellà]

  • Stefan Zweig: El mundo de ayer. Memorias de un europeo  (1944)
  • Barcelona, Editorial Acantilado, 2009
  • 546 pàgines, castellà.

Ressenya en PDF (per a imprimir)

Ressenya

El món d’ahir. Memòries d’un europeu és l’autobiografia de l’escriptor austríac Stefan Zweig (1881-1942), publicada pòstumament el 1944.

L’obra és un recull de records personals i professionals de l’autor des de la seua infantesa fins poc abans de la seua mort, però no de manera sistemàtica, sinó segons la importància que li concedia Zweig als fets de la seua vida. Per exemple parla molt poc dels seus èxits i de la seua popularitat, deguda a les seues novel·les, biografies i obres de divulgació cultural que van ser molt ben rebudes en la seua època. Un dels motius del seu èxit va ser que les seues obres estan molt ben escrites, tenen arguments molt atractius com relats històrics o vitals èpics, i també tenen un caràcter pedagògic molt sincer i sense cap rastre de supèrbia o condescendència intel·lectual.

Zweig en aquesta autobiografia a més a més es dedica a analitzar el món que li va tocar viure. Primer el món aparentment tranquil i estàtic d’abans de la Primera Guerra Mundial, a l’Imperi Austrohongarés, per passar a narrar tot seguit l’horror de la guerra, la Gran Guerra, el “suïcidi d’Europa”, i les seues dramàtiques conseqüències en la consciència europea. L’auge del nazisme serà un capítol trist d’una Europa que Zweig veu que s’aboca altra volta cap al desastre. Per a ell només quedarà l’exili, ja que és un autor d’origen jueu, heterodox i cosmopolita, que no té cabuda en eixos països que tant estima. Zweig reivindica una ciutadania europea comuna, culta, tolerant, pacífica i no accepta ni vol entendre eixa Europa cada volta més fanatitzada, més violenta i destructiva.

Una altra part important d’aquestes memòries seran les relacions de Zweig amb alguns dels principals personatges de la cultura de l’època, com Rilke, Rolland, Thomas Mann, Hermann Hesse, Sigmund Freud o Salvador Dalí. Aquests personatges són d’un país que no està als mapes, sinó en la ment de les persones. Són gent inquieta, culta i amb esperances d’un futur millor, però en poc temps es trobaran separats per fronteres artificials, ràpidament fortificades amb armes i crits ensordidors, de ferro i metralla, hostils i destructives. Açò serà el que provocarà la mort primer anímica i després física d’Stefan Zweig, un esperit massa culte, sensible i tolerant per a l’època que li va tocar viure.

Biografia més detallada

Stefan Zweig (es pronuncia /tsvaik/) va nàixer a una família rica. Son pare era fabricant tèxtil i sa mare era filla de banquers italians. Va estudiar a la Universitat de Viena, on es va doctorar en filosofia. També va realitzar cursos sobre història de la literatura, que li van permetre conéixer a la vanguàrdia cultural vienesa de l’època, com Rainer Maria Rilke. Ja de ben jove va començar a publicar poemes i alguna novel·la. Zweig va desenvolupar un estil literari molt personal: juntava una acurada construcció psicològica dels seus personatges amb una brillant tècnica narrativa que captivava al lector des del començ del llibre. A més de les seues pròpies creacions en teatre, periodisme i assaig, Zweig, com a bon políglota que era, va treballar en traduccions d’autors sobretot francesos com Verlaine o Baudelaire.

El 1913 es va instal·lar a Salzburg, on va viure durant quasi vint anys de manera alterna, ja que també va realitzar gran viatges gràcies a la solvència econòmica de la seua família. Degut a aquests viatges va adquirir un gran sentiment de tolerància que ha quedat plasmat a les seues obres.

Durant la Primera Guerra Mundial es va exiliar a Zúrich (Suïssa) per les seues conviccions antibel·licistes, encara que va arribar a servir en l’exèrcit austríac per un breu període de temps com a oficinista, per haver sigut declarat no apte per al combat. Durant aquest període publica la seua obra antibèl·lica Jeremiah. A Suïssa va conéixer a tot molts escriptors i intel·lectuals de tota Europa que com ell estaven en contra de la guerra, com Romain Rolland, Hermann Hesse o Thomas Mann.

Després de l’armistici de 1918 va tornar a Àustria i va patir els greus efectes de la inflació de postguerra. Com a intel·lectual compromés Zweig es va enfrontar a les doctrines nacionalistes i l’esperit de revenja de l’època.

El 1927 va publicar Moments estel·lars de la humanitat, una obra formada per diversos relats històrics breus, i que és una de les seues obres més populars.

Quan els nacionalsocialistes van anar conseguint més poder a Àustria, Zweig es va traslladar un temps a Londres. Degut a ser de família jueva, encara que ell mai mostrà actituds religioses, prompte va començar a tenir problemes, malgrat la seua fama. El 1936 els seus llibres van ser prohibits pel règim de Hitler, i eixe mateix any va publicar Castellio contra Calví. Consciència contra violència, un al·legat a favor de la tolerància i contra el fanatisme.

Aleshores va començar un període d’exili per diversos països fins que va aplegar a Brassil el 1941. A la ciutat de Petrópolis, junt a la seua esposa, desesperats per l’hecatombe de la guerra i pel futur d’Europa, el 22 de febrer de 1942 es van suïcidar.

APLICACIÓ DIDÀCTICA

  •  Societat de l’Europa de Bismarck. Imperi Autrohongarés. Vanguàrdies culturals a Europa central. Viena. Vida quotidiana d’una família burgesa.
  • Primera Guerra Mundial. Refugiats a Suïssa. Pacifisme. Europeisme.
  • Conseqüències de la guerra als països de les potències centrals. Inflació. Misèria. Europa d’entreguerres.
  • Auge del nazisme. Anschluss (annexió d’Àustria a l’Alemanya del III Reich). Persecució dels jueus i dels opositors polítics. Acords de Munic (1938).
  • Exili i persecució. Prohibició i censura de llibres i obres d’autors prohibits.
  • Desesperança. Por.

ÍNDEX DE CITES

1. EL MUNDO DE LA SEGURIDAD

2. LUCES Y SOMBRAS SOBRE EUROPA

3. FRONTERA suïssa durant la Primera Guerra Mundial

4. Pèrdua en la confiança en les autoritats – Esperança de WILSON

5. Diverses notes

6. INCIPIT HITLER

7. Visita a Vigo durant la Guerra Civil Espanyola. Uniformes.

8. L’entrada dels nazis a Viena. L’ANSCHLUSS.

9. Les repercusions de la Conferència de Munich, 1938

* NOTA DE SUÏCIDI trobada junt als cadàvers dels Zweig el 23 de febrer de 1942

* Última frase de l’autobiografia El món d’ahir

CITES

1. Pàgina 17: EL MUNDO DE LA SEGURIDAD

“Educados en el silencio, la tranquilidad y la austeridad
de repente se nos arroja al mundo;
cien mil hojas nos envuelven,
todo nos seduce, muchas cosas nos atraen,
otras muchas nos enojan, y de hora en hora
titubea un ligero sentimiento de inquietud;
sentimos y lo que sentimos
lo enjuaga la abigarrada confusión del mundo.

J.W. GOETHE

Si busco una fórmula práctica para definir la época de antes de la Primera Guerra Mundial, la época en que crecí y me crié, confío en haber encontrado la más concisa al decir que fue la edad de oro de la seguridad. Todo en nuestra monarquía austríaca casi milenaria parecía asentarse sobre el fundamento de la duración, y el propio Estado parecía la garantía suprema de esta estabilidad. Los derechos que otorgaba a sus ciudadanos estaban garantizados por el Parlamento, representación del pueblo libremente elegida, y todos los deberes estaban exactamente delimitados. Nuestra moneda, la corona austríaca, circulaba en relucientes piezas de oro y garantizaba así su invariabilidad. Todo el mundo sabía cuánto tenía o cuánto le correspondía, qué le estaba permitido y qué prohibido. Todo tenía su norma, su medida y su peso determinados. Quien poseía una fortuna podía calcular exactamente el interés que le produciría al año; el funcionario o el militar, por su lado, con toda seguridad podía encontrar en el calendario el año en que ascendería o se jubilaría. Cada familia tenía un presupuesto fijo, sabía cuánto tenía que gastar en vivienda y comida, en las vacaciones de verano y en la ostentación y, además, sin falta reservaba cuidadosamente una pequeña cantidad para imprevistos, enfermedades y médicos. Quien tenía una casa la consideraba un hogar seguro para sus hijos y nietos; tierras y negocios se heredaban de generación en generación; cuando un lactante dormía aún en la cuna le depositaban ya un óbolo en la hucha o en la caja de ahorros para su camino en la vida, una pequeña “reserva” para el futuro. En aquel vasto imperio todo ocupaba su lugar, firme e inmutable, y en el más alto de todos estaba el anciano emperador; y si éste se moría, se sabía (se creía saber) que vendría otro y que nada cambiaría en el bien calculado orden. Nadie creía en las guerras, las revoluciones ni las subversiones. Todo lo radical y violento parecía imposible en aquella era de la razón.”

2. Pàgines 248-249: LUCES Y SOMBRAS SOBRE EUROPA

“Tal vez resulte difícil describir a la generación de hoy, que se ha criado en medio de catástrofes, ruinas y crisis y para la cual la guerra ha sido una posibilidad constante y una expectativa casi diaria, tal vez resulte difícil, digo, describirle el optimismo y la confianza en el mundo que nos animaba a los jóvenes desde el cambio de siglo. Cuarenta años de paz habían fortalecido el organismo económico de los países, la técnica había acelerado el ritmo de vida y los descubrimientos científicos habían enorgullecido el espíritu de aquella generación; había empezado un período de prosperidad que se hacía notar en todos los países de nuestra Europa casi con la misma fuerza. Las ciudades se volvían más bellas y populosas de año en año, el Berlín de 1905 ya no se parecía al que yo había conocido en 1901: aquella capital imperial se había convertido en una metrópoli y de nuevo se veía espléndidamente superada por el Berlín de 1910. Viena, Milán, París, Londres, Ámsterdam: cada vez que volvía uno allí, quedaba asombrado y se sentía feliz; las calles eran más anchas, más suntuosas; los edificios públicos, más imponentes; los comercios, más lujosos y elegantes. En todo se notaba cómo la riqueza crecía y se propagaba; incluso los escritores notábamos en las tiradas que, en un solo período de diez años, se multiplicaban por tres, por cinco y por diez. Por doquier surgían nuevos teatros, bibliotecas y museos; comodidades como el cuarto de baño y el teléfono, que antes habían sido privilegio de unos pocos, llegaban a los círculos pequeñoburgueses y, desde que se había reducido la jornada laboral, el proletario había ido subiendo desde abajo para participar, por lo menos, en las pequeñas alegráis y comodidades de la vida. El progreso se respiraba por doquier. Quien se arriesgaba, ganaba. Quien compraba una casa, un libro raro o un cuadro, veía cómo subía de precio; con cuanta mayor audacia y prodigalidad se creara una empresa, más asegurados estaban los beneficios. Al mismo tiempo una prodigiosa despreocupación había descendido al mundo, porque ¿quién podía para ese avance, frenar ese ímpetu que no cesaba de sacar nuevas fuerzas de su propio empuje? Nunca fue Europa más fuerte, rica y hermosa; nunca creyó sinceramente en un futuro todavía mejor; nadie, excepto cuatro viejos arrugados, se lamentaba como antes diciendo que “los tiempos pasados eran mejores”.

Pàgines 253-255: (continuació)

“Magnífica fue aquella oleada de fuerza tonificante que batía contra nuestros corazones desde todas las costas de Europa. Pero todo lo que nos llenaba de júbilo a la vez constituía, sin que los sospecháramos, un peligro. La tempestad de orgullo y de confianza que rugía sobre Europa arrastraba también densos nubarrones. Quizás el progreso había llegado demasiado deprisa, quizá los Estados y las ciudades se habían hecho fuertes con demasiada rapidez; y la sensación de poder siempre induce a hombres y Estados a hacer uso o abuso de él. Francia rebosaba riqueza, pero aún quería más: quería otra colonia, a pesar de que no contaba con gente suficiente para poblar la primera; faltó poco para que estallase una guerra a causa de Marruecos. Italia quería la Cirenaica, Austria se anexionó Bosnia. Serbios y búlgaros, a su vez, atacaron a Turquía, y Alemania, excluida por el momento, extendía ya las garras para asestar su furioso golpe. La sangre se subía a la cabeza de todos los Estados y la congestionaba. De la fecunda voluntad de consolidación interior surgió, a la vez y por doquier, un afán de expansión que se propagó como una infección vírica. Los industriales franceses, que hacían su agosto, están en contra de los alemanes, que también se hacían de oro, porque unos y otros querían más suministros de cañones: Krupp y Scheider-Creusot. La navegación hamburguesa, con sus colosales dividendos, trabajaba contra la de Southampton, los agricultores húngaros contra los serbios, unos consorcios contra otros: la coyuntura los había vuelto locos a todos, aquí y allá, llenos de un afán desenfrenado de poseer siempre más. Si hoy, reflexionando con calma, nos preguntamos por qué Europa fue a la guerra en 1914, no hallaremos ni un solo fundamento razonable, ni un solo motivo. No era una cuestión de ideas, y menos aún se trataba de los pequeños distritos fronterizos; no sabría explicarlo de otro modo sino por el exceso de fuerza, por las trágicas consecuencias de ese dinamismo interior que durante cuarenta años había ido acumulando paz y quería descargarla violentamente. De repente todos los Estados se sintieron fuertes, olvidando que los demás se sentían de igual manera; todos querían más y todos querían algo de los demás. Y lo peor fue que nos engañó precisamente la sensación que más valorábamos todos: nuestro optimismo común, porque todo el mundo creía que en el último momento el otro se asustaría y se echaría atrás; y, así, los diplomáticos empezaron el juego del bluf recíproco. Hasta cuatro y cinco veces en Añadir, en la guerra de los Balcanes, en Albania, todo quedó en un juego; pero en cada nueva ocasión las alianzas se volvían cada vez más estrechas y adquirían un carácter marcadamente belicista. En Alemania se introdujo un impuesto de guerra en pleno período de paz y en Francia se prolongó el servicio militar; a la larga, el exceso de energía tenía que descargar y las señales de tormenta en los Balcanes indecaban la dirección de los nubarrones que ya se acercaban a Europa. Todavía no cundía el pánico, pero sí una inquietud que quemaba lenta, pero constante; siempre que sonaban disparos en los Balcanes, experimentábamos un cierto malestar.”

3. Pàgina 333-335: FRONTERA suïssa durant la Primera Guerra Mundial

“Al día siguiente proseguí el viaje y crucé la frontera suiza. Cuesta imaginarse ahora lo que significaba entonces pasar de un país en guerra, cerrado y hambriento, a una zona neutral. Eran pocos minutos de una estación a otra, pero desde el primer momento al viajero le invadía la sensación de salir de una atmósfera sofocante y enrarecida al aire fresco, saturado de nieve, una especie de embriaguez que bajaba del cerebro para recorrer nervios y sentidos. (…) Bajaba del vagón de un salto y en la fonda de la estación –primera sorpresa- me esperaba todo aquello que había olvidado que formaba parte de las cosas más naturales del mundo: había allí expuestas naranjas doradas y jugosas, plátanos, chocolate y jamón, cosas que en nuestro país sólo se podían obtener a escondidas, por la puerta trasera; se podía comprar carne y pan sin cartilla de racionamiento. Y los viajeros, en efecto, se lanzaban como fieras hambrientas sobre tales exquisiteces baratas. Había allí una oficina de telégrafos y otra de correos desde donde se podía escribir y telegrafiar a los cuatro vientos sin censura alguna. Había diarios franceses, italianos e ingleses que se podían comprar, abrir y leer sin temer castigo alguno. Aquí, a cinco minutos, lo prohibido estaba permitido y allá, al otro lado, lo permitido estaba prohibido. Todo lo absurdo de las guerras europeas se me puso palpablemente de manifiesto en aquella estrecha contigüidad del espacio; en el otro lado, en la pequeña ciudad fronteriza, cuyos letreros se podían leer a simple vista, sacaban a los hombres de las casas y las barracas y los cargaban en vagones con destino a Ucrania y Albania para que mataran o se dejaran matar; en el lado de acá los hombres de la misma edad estaban tranquilamente sentados con sus mujeres ante las puertas enramadas de hiedra, fumando sus pipas; instintivamente me pregunté si también los peces de la orilla derecha del riachuelo fronterizo eran beligerantes y los de la izquierda neutrales. Nada más cruzar la frontera ya pensaba de otro modo, más libre, más animado, menos servil (…).

Suiza: con razón me parecía un país agraciado por la hermosura y favorecido por la riqueza. No, allí nadie era extranjero; en esa hora trágica para el mundo, un hombre libre e independiente se sentía más en casa allí que en su propia patria. En Zurich me sentía impulsado a pasear de noche por las calles y cerca del lago. Las luces irradiaban paz y la gente aún poseía la buena serenidad de la vida. Tras las ventanas, las que se acostaban en la cama no eran mujeres desveladas pensando en sus hijos, y yo lo percibía; no veía heridos, ni mutilados, ni jóvenes que mañana o pasado serían cargados en vagones. Allí se sentía uno más autorizado a vivir, mientras que en el país en guerra era una vergüenza y casi un pecado seguir todavía ileso.”

Pàgines 293 i següents: escritors davant la Primera Guerra Mundial. Exemple paradigmàtic el d’Ernst Lissauer, amb el seu “Cant d’odi a Anglaterra”.

4. Pàgines 377-379: Pèrdua en la confiança en les autoritats – Esperança de WILSON

“En los primeros años de la posguerra se produjo una revolución colosal. Había sido destruido algo más que los ejércitos: la fe en la infalibilidad de las autoridades en que, con gran humildad, se había educado nuestra juventud. Ahora bien, los alemanes ¿deberían haber continuado admirando a su emperador, que había jurado luchar “hasta el último aliento de hombres y caballos” y acabó huyendo allende la frontera de noche y en medio de la niebla, o acaso debían admirar a sus generales, a sus políticos y a los poetas que no cesaban de hacer rimar guerra con victoria y muerte con miseria? Ahora, cuando se desvanecía el humo de la pólvora sobre el país, se tornaba espantosamente visible la desolación que había causado la guerra. ¿Cómo se podía tener aún por sagrada una moral que, durante cuatro años, permite el asesinato y el latrocinio bajo el nombre de heroísmo y requisa? ¿Cómo podía creer un pueblo en las promesas de un Estado que anula todas sus responsabilidades con el ciudadano porque le resultan incómodas? Y he aquí que los mismos hombres, la misma camarilla de ancianos, los llamados hombres con experiencia, habían superado la estulticia de la guerra con la chapucería de la paz que habían concertado. Hoy todo el mundo sabe –y unos pocos lo sabíamos ya entonces- que aquella paz había sido una posibilidad moral, quizá la mayor de la historia. Wilson la había reconocido. Con una gran visión, había trazado un plan para un entendimiento mundial auténtico y duradero. Pero los viejos generales, los viejos hombres de Estado y los viejos intereses destruyeron la gran idea, convirtiéndola en pedazos de papel sin valor. La gran promesa, la sagrada promesa hecha a millones de personas de que aquella guerra sería la última, lo único todavía capaz de arrancar las últimas fuerzas a soldados ya casi del todo desengañados, fue cínicamente sacrificada a los intereses de los fabricantes de municiones y a la pasión por el juego de los políticos que, triunfantes, supieron salvar su vieja y nefasta táctica de tratados secretos y negociaciones a puerta cerrada frente al sabio y humano reto de Wilson. Todos los que tenían los ojos abiertos y vigilantes vieron que los habían engañado. Habían engañado a las madres que habían sacrificado a sus hijos, a los soldados que regresaban convertidos en pordioseros, a todos aquellos que por patriotismo habían suscrito préstamos de guerra, a aquellos que habían hecho caso de una promesa del Estado, a todos los que habíamos soñado con un mundo nuevo y mejor y ahora veíamos que los jugadores de siempre, y otros nuevos, habían reiniciado el viejo juego en que las apuestas eran nuestra existencia, nuestra felicidad, nuestro tiempo y nuestros bienes. ¿Era de extrañar que toda una generación joven mirara con rencor y desprecio a sus padres, los cuales se habían dejado arrebatar primero al guerra y luego la paz, que lo habían hecho todo mal, que habían previsto nada y se habían equivocado en todo? ¿No era comprensible que hubiera desaparecido en la nueva generación cualquier tipo de respeto? Toda una generación de jóvenes había dejado de creer en los padres, en los políticos y los maestros; leía con desconfianza cualquier decreto, cualquier proclama del Estado.”

5. Diverses notes

– Pàgines 367-373: conseqüències de la Primera Guerra Mundial a Àustria: exemples de la fam i sobretot de la inflació.

– Pàgines 394-396: inflació a Alemanya.

Pàg. 398: fi de la inflació a Alemanya “cada billón de marcos engañosamente inflados se cambió por un solo marco nuevo”

– Pàgines 401-405: relat de l’èxit literari de Zweig i explicació del seu estil.

– Pàgines 451 i següents: INCIPIT HITLER, el començ de Hitler…

6. Pàgines 452-455: HITLER

“(…) De repente empezaron a surgir grupos de jóvenes, al principio pequeños pero después cada vez más numerosos, con botas altas, camisas pardas y brazaletes chillones con la esvástica. Organizaban reuniones y desfiles, se exhibían por las calles cantando y vociferando, pegaban enormes carteles en las paredes y las pintarrajeaban con la cruz gamada. Por primera vdez me di cuenta de que detrás de aquellas bandas surgidas de repente debían de esconderse fuerzas económicas poderosas o al menos influyentes en otros ámbitos. Aquel hombre solo, Hitler, que por aquel entonces pronunciaba sus discursos exclusivamente en las cervecerías bávaras, no podía haber organizado y pertrechado a aquellos miles de rapazuelos hasta convertirlos en un aparato tan costoso. Debían de ser manos más fuertes las que impulsaban aquel nuevo “movimiento”, porque los uniformes eran flamantes, las “tropas de asalto”, que eran mandadas de una ciudad a otra, disponían –en unos tiempos de miseria, cuando los verdaderos veteranos del ejército llevaban uniformes andrajosos- de una sorprendente parque de automóviles, motocicletas y camiones nuevos e impecables. Era evidente, además, que algún mando militar preparaba tácticamente a aquellos jóvenes (o, como se decía entonces, les inculcaba una disciplina “paramilitar”) y que tenía que ser el mismo ejército del Reich –en cuyo servicio secreto desde el principio había estado Hitler como soplón – quien se ocupaba de darles una instrucción técnica regular con material que gustosamente les suministraban.

[…]

Una mañana, cuando las autoridades se despertaron, Munich había caído en manos de Hitler, todas las oficinas públicas habían sido ocupadas y los periódicos obligados a punta de pistola a anunciar a bombo y platillo el triunfo de la revolución. Como caído del cielo (el único lugar hacia donde había levantado su soñadora mirada la desprevenida República), había aparecido un deus ex machina, el general Ludendorff, el primero de muchos que creían que podían driblar a Hitler y que, por el contrario, acabaron engañados por él. Por la mañana empezó el famoso putsch que habría de conquistar Alemania; al mediodía todo había terminado. Hitler huyó y no tardó en ser detenido. Con esto el movimiento parecía extinguido. Aquel año de 1923 desaparecieron las cruces gamadas y las tropas de asalto e incluso el nombre de Hitler cayó en el olvido. Ya nadie pensaba en él como un factor de poder.

No reapareció hasta pasados unos años y entonces la furiosa oleada de descontento lo elevó en seguida hasta lo más alto. La inflación, el paro, las crisis políticas y, no en menor grado, la estupidez extranjera habían soliviantado al pueblo alemán: para el pueblo alemán el orden ha sido siempre más importante que la libertad y el derecho. Y quien prometía orden (el propio Goethe dijo que prefería una injusticia a un desorden) desde el primer momento podía contar con centenares de miles de seguidores.”

7. Pàgines 498-500: la visita a Vigo durant la Guerra Civil Espanyola. Uniformes.

Reelaboració pròpia:

“¿Qui paga els uniformes a joves camperols anèmics? ¿Qui els empeny a lluitar contra el poder establert, contra el parlament elegit, contra els representants legítims del seu propi poble? Eren grups secrets, amagats en els seus despatxos i consorcis, que cínicament s’aprofitaven de l’idealisme ingenu dels joves per a les seues ambicions de poder i els seus negocis. Era una voluntat d’imposar la força que, amb una tècnica nova i més subtil, volia estendre per la nostra infausta Europa la vella barbàrie de la guerra.”

8. Pàgines 508 i següents: l’entrada dels nazis a Viena. L’ANSCHLUSS.

(Entrada de l’exèrcit alemany en Àustria el 12 de març de 1938; Referèndum favorable a l’annexió amb Alemanya el 10 d’abril de 1938, passant a ser d’Osterreich a Ostmarck (la Marca de l’Est). Antes – ahora)

“Creía haber presentido todos los horrores que podían ocurrir cuando el sueño de Hitler se hiciera realidad y él mismo ocupara victorioso Viena, la ciudad que lo rechazó cuando era un joven pobre y fracasado. Pero, ¡qué tímida, pequeña y lastimosa resultó mi fantasía, como toda fantasía humana, ante la inhumanidad que se desató aquel 13 de marzo de 1938, el día en que Austria, y con ella Europa, sucumbió a la fuerza bruta! Finalmente cayó la máscara. Como los demás estados ya habían manifestado abiertamente su miedo, la brutalidad ya no tenía que imponerse trabas morales, así que no se sirvió -¿conservaban todavía algún peso Inglaterra, Francia, el mundo? – de ningún pretexto hipócrita para excluir, por ejemplo, a los “marxistas” de la vida política. Ya no simplemente se robaba y saqueaba, sino que se daba rienda suelta a cualquier ansia de venganza personal. Catedráticos de universidad eran obligados a fregar las calles con las manos, judíos creyentes de barba blanca eran arrastrados al templo y obligados por mozalbetes vocingleros a arrodillarse y gritar a coro “¡Heil Hitler!”. Por las calles se cazaba a gente inocente como a conejos y se los llevaba a empujones a los cuarteles de las SA para que limpiaran las letrinas; todo lo que la enfermiza y sórdida fantasía del odio había ideado durante muchas noches de orgía se desataba a la luz del día. Hechos tales como irrumpir en las casas y arrancar los pendientes a temblorosas mujeres pudieron haber ocurrido también siglos atrás, en las guerras medievales, durante el saqueo de las ciudades, pero el impúdico placer de la tortura en público, el tormento psíquico y la humillación refinada eran algo nuevo. Todo esto está registrado no por una sola persona, sino por las miles que lo han sufrido, y llegará un día en que una época más tranquila, no moralmente cansada como ya lo está la nuestra, leerá estremecida sobre los crímenes que cometió un solo hombre, rabioso de odio, en el siglo XX, en aquella ciudad de la cultura. Porque ése fue el diabólico triunfo de Hitler en medio de sus victorias militares y políticas: este hombre solo logró con sus constantes excesos embotar todo concepto de justicia.

Antes de su “nuevo orden”, el asesinato de una sola persona sin sentencia judicial ni causa notoria estremecía aún al mundo, la tortura era inconcebible en el siglo XX y se llamaba a las expropiaciones lisa y llanamente rapiña y robo.

Ahora, en cambio, tras la nueva versión de las sucesivas Noches de San Bartolomé, después de las torturas hasta la muerte en las celdas de las SA y detrás de los alambres de espino, ¡qué importaba una injusticia islada y el sufrimiento en este valle de lágrimas! En 1938, después de Austria, nuestro mundo ya estaba más acostumbrado a la inhumanidad, la injusticia y la brutalidad que cuanto lo había estado durante siglos. Lo que había ocurrido en aquella infausta ciudad de Viena antes habría bastado para provocar un boicot internacional, pero en el año 1938 la conciencia mundial callaba o sólo se quejaba un poco antes de olvidar y perdonarlo todo.”

9. Pàgines 518 i següents: Les repercusions de la Conferència de Munich, 1938

Les repercusions de la Conferència de Munich, 1938, en la tardor, entre Hitler, Mussolini, Chamberlain i Daladier. De l’alegria del missatge de «Peace for our time» a la claudicació total i el lliurament de Txecoslovàquia.

– – –

MÉS INFORMACIÓ

1. Article a El País: De la libertad a la barbarie, Luis Fernando Moreno Claros, 30 juny 2001. Es tracta de la ressenya periodística de l’autobiografía de Zweig El mundo de ayer acabada d’editar en castellà per Acantilado.

2. Article a El País: Ayer, Rafael Argullol, 8 juliol 2001, sobre el suïcidi de Zweig.

3. Article a El País: Testigo de todos los tiempos, A. Padilla, 11 octubre 2003, una breu biografia.

4. Article a El País: Una extraordinaria capacidad de entrega, Jaime Vallcorba Plana, 11 octubre 2003, un article molt bo i molt ben escrit sobre el treball i el compromís de Zweig.

5. Article a un blog de El País: Los best sellers ya no son lo que eran, Javier Rodríguez Marcos, 22 de febrero de 2012, article amb ocasió del 70 aniversari de la mort de Zweig. Fotografia.

6. Article a El País: Stefan Zweig se suicidó en 1942 tras ver a Europa “destruirse a sí misma“, article sobre la nota de suïcidi que va deixar, 23 de febrer de 2012.

7. Entrada al bloc Retalls de pensament, sobre Stefan Zweig, 22 febrer 2011.

8. Entrada al bloc Observatori de la ciutadania, sobre Stefan Zweig, 13 febrer 2012.

9. Stefan Zweig a l’editorial Quaderns Crema (en català).

10. Stefan Zweig a l’editorial Acantilado (en castellà)

– – –

NOTA DE SUÏCIDI trobada junt als cadàvers dels Zweig el 23 de febrer de 1942

Declaraçao

“Antes de abandonar esta vida por mi propia y libre voluntad, quiero cumplir un último deber: quiero dar las gracias más sinceras y emocionadas al país de Brasil por haber sido para mí y mi trabajo un lugar de descanso tan amable y hospitalario. Cada día transcurrido en este país he aprendido a amarlo más y en ningún otro lugar podría tener con más gusto la esperanza de reconstruir mi vida de nuevo, ahora que el mundo de mi lengua materna ha muerto para mí y Europa, mi hogar espiritual, se destruye a sí misma. Pero comenzar de nuevo requeriría un esfuerzo inmenso ahora que he alcanzado los 60 años. Mis fuerzas están agotadas por los largos años de peregrinación sin patria. Así, juzgo mejor poner fin, a tiempo y sin humillación, a una vida en la que el trabajo espiritual e intelectual ha sido fuente de gozo y la libertad personal mi posesión más preciada.

¡Saludo a mis amigos! Quizá ellos vivan para ver el amanecer tras la larga noche. Yo estoy demasiado impaciente y parto solo”.

Última frase de l’autobiografia El món d’ahir

“Toda sombra es hija de la luz y sólo quien ha conocido la claridad y las tinieblas, la guerra y la paz, el ascenso y la caída, sólo éste ha vivido de verdad”.

– – –

Anuncis

6 Responses to LLIBRE. “El món d’ahir. Memòries d’un europeu” d’Stefan Zweig (1944)

  1. Retroenllaç: ADÉU ALZIRA: una memòria informal del curs 2011/2012 « HISTORIATA

  2. Retroenllaç: RESSENYA. Stefan Zweig: “Castellio contra Calvino. Conciencia contra violencia” (1936) « HISTORIATA

  3. Retroenllaç: Tema 8. L’època d’entreguerres (1919-1939) | HISTORIATA

  4. Retroenllaç: LLIBRE. “Fouché. Retrat d’un home polític” d’Stefan Zweig (1929) | HISTORIATA

  5. Retroenllaç: LLIBRE. «Mendel el dels llibres» d’Stefan Zweig (1929) | HISTORIATA

  6. Retroenllaç: LLIBRE. «Petita crònica» d’Stefan Zweig (1929) | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: