LLIBRE. “Un escritor en guerra. Vasili Grossman en el Ejército Rojo, 1941-1945” d’Antony Beevor i Luba Vinagradova

Portada - Beevor - Un escritor en guerraRESSENYA. Antony Beevor, Luba Vinagradova:

“Un escritor en guerra. Vasili Grossman en el Ejército Rojo, 1941-1945” (2006)

  • Barcelona, Editorial Crítica, 2006
  • 479 pàgines, en castellà, notes a peu de pàgina i finals, bibliografia, mapes, índex alfabètic.

Ressenya

Un escritor en guerra” és una obra sobre la Segona Guerra Mundial a partir d’un recull de notes, articles i cartes de l’escriptor rus Vassili Grossman. Aquests materials donen per si soles tota la solidesa a l’obra, al mostrar a un bon home en uns temps molt difícils, interessat per les persones humils, de caràcter franc i sincer, i amb una escriptura molt expressiva.

Sobre Vassili Grossman: Vassili Grossman (Berdíchev o Berdýtxiv, 1905 – Moscou, 1964). Escriptor i periodista rus, va cobrir amb les seues cròniques la batalla d’Stalingrad i va ser el primer en donar la notícia al món de l’existència dels camps d’extermini nazis. Escriptors com Màksim Gorki i Mijail Bulgákov van aplaudir les seues primeres obres literàries. Autor de novel·les i relats, “Vida i destí” és la seua obra més important, el “Guerra i pau” del segle XX diuen alguns, la publicació de la qual seria prohibida pel règim soviètic de Khrusxov, i li costaria a l’autor l’ostracisme cultural. El seu retrat de la societat de la URSS amb el rerafons de la guerra havia posat en evidència el ensorrament moral i ideològic de la dictadura comunista i la fortalesa de l’ànima humana davant del terror.

Opinió personal: “Un escritor en guerra” és un just tribut a un periodista de guerra excepcional i una recuperació històrica dels efectes dramàtics de la Segona Guerra Mundial sobre poble rus. Aquesta guerra l’han contada sobretot els nord-americans, i com és normal ells apareixien com els protagonistes. Aquest llibre ajuda a comprendre la visió russa de la guerra, ja que va ser al front oriental on aquesta confrontació es va mostrar en tota la seua crueltat. Sort que persones com Vasili Grossman estaven allí per a contar-ho, i que molts anys després, caigut ja el règim soviètic, investigadors com Antony Beevor i Luba Vinagradova recuperen i difonen les seues paraules. Els comentaris de Beevor i Vinagradova ajuden a enllaçar les paraules de Grossman amb l’acció de la guerra, encara que així i tot són necessaris alguns coneixements sobre aquesta guerra per a poder gaudir aquesta obra i copsar la seua importància.

Per a mi és un dels millors llibres que he llegit sobre la Segona Guerra Mundial. Serveix d’introducció per a després llegir les novel·les de guerra de Grossman, i sobretot serveix per a fer-se una idea del que va ser aquesta guerra al front rus.

Recomanable sobretot per als/les interessats/des en la història bèl·lica i en concret en la Segona Guerra Mundial.

– 

Sobre els autors

  • Antony Beevor és un exmilitar britànic de l’acadèmia de Sandurst. Es troba les notes de Vasili Grossman per primera volta mentre treballava amb el seu llibre Stalingrad (2000). És autor també de Berlín. La caiguda (2002), París després de l’alliberament (2003), El misteri d’Olga Chejova (2004) i La guerra civil espanyola (2005).
  • Luba Vinogradova, investigadora, traductora i periodista free-lance, estudià biologia a Moscou així com anglès i alemany. Ha treballat amb Antony Beevor durant els últims deu anys en els seus tres llibres més recents, així com amb d’altres historiadors britànics i nord-americans.

Aplicació didàctica

Segona Guerra Mundial: la visió del front oriental d’aquesta guerra, o també coneguda com la Gran Guerra Patriòtica o Gran Guerra Pàtria, 1941-1945; les batalles; les conseqüències de la guerra; els camps de concentració; la propaganda bèl·lica a l’antiga URSS.

Vassili Grossman durant la guerra

Vassili Grossman durant la guerra

Índex de cites

1. Ordre de Hitler: “Ni un pas enrere”

2. Ordre d’Stalin: “Ni un pas enrere”

3. Chuikov, comandant soviètic d’Stalingrad

4. Ratenkrieg, la guerra de rates a Stalingrad

5. La prosa de Grossman

6. Testimoni de Klava Kopilova

7. La batalla de Kursk

8. Mutilats i paralítics soviètics

9. L’antisemitisme de Mijail Sholojov

10. La matança de Berdíchev, Ucraïna

11. El camp de concentració de Treblinka

12. Saqueigs i violacions de l’Exèrcit Roig

13. Epíleg: LES MENTIDES DE LA VICTÒRIA

Cites

1. Ordre de Hitler: “Ni un pas enrere”, pàgina 107

“Discurso de Hitler a las tropas: “Ni un paso atrás en el territorio conquistado”. Se les había leído la orden y la gente estaba obligada a firmarla. “Nos leyeron una sentencia de muerte, y la firmamos”, dicen los prisioneros alemanes.”

2. Ordre d’Stalin: “Ni un pas enrere” (Stalingrad), pàgina 158

Stalin comenzó a aterrorizarse. El 19 de julio ordenó personalmente al comité de defensa de Stalingrado que preparara inmediatamente a la ciudad para la guerra. Hasta entonces le había parecido impensable que los alemanes pudieran alcanzar el Volga y menos atacar la ciudad bautizada con su nombre, después de haber afianzado su reputación en una versión muy inflada de su defensa durante la guerra civil, cuando todavía se llamaba Tsaritsin.

Hitler, entretanto, comenzó a interferir en el plan de operaciones el estado mayor alemán. En la versión original, la tarea del Sexto Ejército de Paulus era avanzar hacia Stalingrado, pero no a apoderarse de ella. La idea era simplemente proteger el flanco izquierdo de la operación Azul a lo largo del Volga mientras el impulso principal se dirigía hacia el sur, en dirección al Cáucaso. Pero pronto cambió el plan. El Sexto Ejército, apoyado en parte por el Cuarto Ejército Acorazado desviado de la ruta del Cáucaso, recibió la orden de conquistar la ciudad que llevaba el nombre de Stalin.

El 28 de julio, justo después de que los alemanes tomaran Rostov y tres de sus ejércitos cruzaran el Don hacia el Cáucaso, Stalin promulgó la famosa orden número 227, conocida como “Ni un paso atrás”. Cualquiera que se retirara sin órdenes expresas o se rindiera sería tratado como “traidor a la Patria”.

3. Chuikov, comandant soviètic d’Stalingrad, pàgines 189-190

“El general Vasili Chuikov, un oficial rudo y absolutamente despiadado, fue nombrado comandante en jefe del 62º Ejército en la orilla occidental. […]

Según Chuikov, la entrevista con Ieremenko y Jruschov fue como sigue:

Ieremenko y Jruschov me dijeron:

—Tienes que salvar Stalingrado. ¿Qué te parece?

—Sí, señor.

—No, no basta con obedecer. ¿Qué piensas de ello?

—Significa morir. Así que moriremos.”

4. Ratenkrieg, la guerra de rates a Stalingrad, pàgina 202

“Ese sistema salvaje de lucha en los sótanos, las alcantarillas y en las ruinas de los bloques de apartamentos se conocía entre los alemanes como Ratenkrieg [“guerra de ratas”]. Chuikov le dijo más tarde a Grossman:

Stalingrado es la gloria de la infantería rusa. Nuestra infantería ha tomado armas y municiones alemanas y ha hecho uso de ellas. No sólo teníamos que defendernos, sino también que contraatacar. La retirada significaba la derrota. Si te retirabas, te matarían. Si yo lo hacía, me matarían… Un soldado que pasaba tres días aquí se consideraba a sí mismo un veterano. Aquí la gente vivía al día, sabiendo lo difícil que le sería llegar al siguiente. Las armas para el combate cuerpo a cuerpo no se han utilizado nunca como en Stalingrado [… y nuestros hombres] ya no temían a los tanques. Nuestros soldados desarrollaban su imaginación para multiplicar sus recursos. Ni siquiera los profesores de academia serían capaces de inventar sus trucos. Pueden construir trincheras tan buenas que uno no se dé cuenta que hay soldados en ellas ni aunque camine sobre sus cabezas… “¡Oh, camaradas, no tengo palabras para contaros cómo fue aquella batalla!”

5. La prosa de Grossman, pàgina 231

“Hasta los jerarcas del partido en Moscú eran muy conscientes del arrojo que daba su prosa a los soldados del Ejército Rojo, por no hablar de la totalidad de la población. Tenía mucho más efecto que los clichés estalinistas más inflamados.

“Sólo aquí sabe la gente lo que es un kilómetro. Un kilómetro son mil metros, o cien mil centímetros. Los subfusileros [alemanes] borrachos empujan con una testarudez lunática. No queda nadie que pueda contar cómo combatió el regimiento de Markelov… Sí, eran simples mortales y ninguno de ellos regresó.”

6. Testimoni de Klava Kopilova, pàgina 235

“Klava Kopilova, oficinista: “Me quedé enterrada en el búnker mientras estaba mecanografiando una orden. El teniente nos gritó: “¿Estáis vivas?” Me sacaron fuera. Me dirigí al búnker más próximo, y allí quedé enterrada por segunda vez. Me volvieron a sacar y comencé a mecanografiar de nuevo la orden hasta el final. Si consigo salir con vida de ésta, nunca lo olvidaré. Aquella noche hubo un bombardeo. Todo ardía. Me despertaron. En el búnker todos eran miembros del partido. Me felicitaron muy agradable y cálidamente. El 7 de noviembre me dieron mi carnet de partido. Trataron de fotografiarme varias veces para el carnet del partido, pero no dejaban de caer proyectiles y bombas de mortero. En los días tranquilos bailábamos y cantábamos “La pañoleta azul”. He leído Anna Karenina y Resurrección.

[Nota: “La pañoleta azul”era tan popular que algunos soldados añadían el título de la canción al grito de guerra oficial, que se convirtió así en “Za Rodinu, za Stalina, za Sinii Platochek!” (¡Por la patria, por Stalin y por la pañoleta azul!)]”

7. La batalla de Kursk, pàgina 290

“Los cañones más potentes de 88 milímetros de los Tiger obligaron a los tanques soviéticos a cargas casi suicidas en terreno abierto para acercarse al enemigo antes de ser destruidos. Algunos llegaron a colisionar con sus adversarios alemanes. En Projorovka, una batalla en la que participaron más de 1200 tanques, las fuerzas blindadas soviéticas sufrieron una tasa de bajas de más del 50 por 100, pero bastó para aplastar el último gran esfuerzo del ejército acorazado de la Wehrmacht. El campo de batalla quedó cubierto de tanques quemados. Los observadores comparaban aquella imagen con la de una tumba de elefantes. […]

Algunos historiadores sitúan la batalla de Kursk como ciaboga de la guerra, pero, como se ha indicado, la ciaboga geopolítica fue la defensa de Moscú, y Stalingrado la psicológica.

Vassili Grossman al front

Vassili Grossman al front

8. Mutilats i paralítics soviètics, pàgina 292

“Un artillero disparó a bocajarro contra un Tiger con un cañón [antitanque] de 45 milímetros. Los proyectiles rebotaban. El artillero perdió la cabeza y se arrojó él mismo contra el Tiger.

Un teniente, herido en la pierna y con una mano arrancada, estaba al mando de una batería atacada por tanques. Una vez que se detuvo el ataque enemigo se mató él mismo, porque no quería vivir como un paralítico.”

La perspectiva de quedar mutilado o paralítico siempre representó para los soldados soviéticos una amenaza mucho peor que la muerte. Estaba por supuesto la creencia inconmovible de que ninguna mujer querría mirarles de nuevo. Eso puede haber sido una pesadilla masculina equivocada, pero el auténtico horror de su destino no quedó claro hasta después de la guerra, cuando soldados mutilados o paralíticos del Ejército Rojo fueron tratados con increíble dureza por las autoridades soviéticas. Los reducidos a un tronco con muñones, que eran conocidos como “samovares”, después de la guerra fueron enviados a ciudades del Ártico, de manera que la capital soviética no se viera afeada por los veteranos mutilados.”

9. L’antisemitisme de Mijail Sholojov, pàgina 302

“En noviembre de 1941 Ehrenburg había oído observaciones antisemitas a Mijail Sholojov, el autor de El Don apacible. “Tú estás combatiendo –le dijo Sholojov- pero Abram está haciendo negocios en Tashkent.” Ehrenburg estalló, llamándolo “fomentador de progromos”. Al tener noticia de esto, Grossman le escribió a Ehrenburg sobre todos los soldados judíos que había conocido en el frente.

“La maledicencia antisemita de Sholojov me provoca dolor y desprecio. Aquí, en el Frente Suroccidental, hay miles, decenas de miles de judíos. Caminan arrastrando ametralladores bajo las tormentas de nieve, irrumpen en las ciudades en poder de los alemanes, caen en combate. He visto todo eso. He visto a Kogan, el ilustre comandante de la Primera División de la Guardia, a los tanquistas y a los exploradores. Si Sholojov está en Kuibishev, hazle saber que los camaradas en el frente saben lo que está diciendo. Que se avergüence.”

10. La matança de Berdichev, Ucraïna, pàgina 313

“Grossman estaba decidido a poner de relieve tanto las tragedias individuales como el gran crimen colectivo. Sentía instintivamente que un horror a tal escala no debía reducirse a estadísticas que deshumanizaban a las víctimas; por eso siempre buscaba sus nombres o algún tipo de detalle personal para devolverles su individualidad.

“En Kazari no queda nadie para quejarse, nadie para contar, nadie para llorar. El silencio y la calma se ciernen sobre los cuerpos muertos enterrados bajo las chimeneas hundidas, donde ahora crece la hierba. Este silencio es mucho más aterrador que las lágrimas o las maldiciones. […]

Esto era diferente de la muerte de la gente en la guerra, con armas en la mano, la muerte de gente que había dejado atrás sus hogares, familias, campos, canciones, tradiciones e historias. Fue el asesinato de una gran experiencia profesional, transmitida de una generación a otra en miles de familias de artesanos e intelectuales. Fue el asesinato de tradiciones cotidianas que los abuelos habían transmitido a sus nietos, el asesinato de la memoria, de canciones melancólicas, de la poesía popular, de la vida, feliz y amarga, fue la destrucción de corazones y cementerios, la muerte de la nación que había vivido junto a los ucranianos durante cientos de años…”

11. El camp de concentració de Treblinka, pàgines 348 i següents

“Sobriedad, tesón y una limpieza extremada son buenas cualidades típicas de muchos alemanes, que se demuestran eficaces cuando se aplican a la agricultura o a la industria. Pero Hitler puso esas cualidades del carácter alemán al servicio de la comisión de crímenes contra la humanidad. En los campos de trabajo de Polonia las SS actuaban como si se tratara de cultivar coliflores o patatas. […]

“Caminamos por la tierra sin fondo de Treblinka, y de pronto nos detenemos junto a un rizo de cabello rubio, fino y ligero, que brilla como latón, semienterrado, y cerca hay más rizos rubios, y luego unas trenzas negras sobre la arena clara, y luego cada vez más. Al parecer, es el contenido de uno, sólo uno de los sacos de cabello que no se llevaron. Todo es cierto. La última esperanza lunática de que fuera sólo un sueño desaparece. Y las vainas de altramuces campanillean, caen las semillas, como si el sonido de incontables campanillas llegara desde debajo del suelo. Y uno siente como si el corazón se le fuera a parar de tanta tristeza, tanta congoja, que ningún ser humano podría quizá aguantar.” (pàgs. 374-375)

12. Saqueigs i violacions de l’Exèrcit Roig, pàgines 398-400

“Cuando llegó Grossman encontró al 8.º Ejército de la Guardia [anterior 62.º Ejército del general Chuikov], que tanto había admirado en Stalingrado, saqueando y violando. Después de la guerra Grossman le contó a su hija que el Ejército Rojo “cambió a peor en cuanto cruzó la frontera soviética”. […]

“A las mujeres alemanas les están sucediendo cosas horrorosas. Un alemán educado cuya mujer ha recibido “nuevos visitantes” –soldados del Ejército Rojo- explica con gestos expresivos y palabras rusas entrecortadas que ha sido violada hoy por diez hombres. La señora está presente.” […]

Una historia sobre una madre lactante violada en un granero. Sus parientes llegaron y pidieron a sus atacantes que la dejaran al menos durante un rato, porque el niño hambriento lloraba sin parar.”

13. Epíleg: LES MENTIDES DE LA VICTÒRIA, pàgines 428-429

“Grossman completó Vida y destino en 1960 y presentó el manuscrito a la revista Znamia. Parecía como si la novela hubiera quedado apartada por incompetencia o pereza, pero de hecho sus editores estaban llenos de temor y consternación y decidieron consultar a las autoridades. El 14 de febrero de 1961 se presentaron tres altos funcionarios del KGB para confiscar todas las copias del manuscrito. Saquearon los apartamentos de Grossman y su mecanógrafa, llevándose hasta el papel carbón y las cintas de la máquina de escribir. El manuscrito pasó a Mijail Suslov, principal ideólogo del partido comunista y jefe todopoderoso de la Sección Cultural del Comité Central, cuyo veredicto fue que no se podría publicar en doscientos años. Esta observación era un reconocimiento implícito de la importancia de la novela.

La derrota parecía total. Los libros anteriores de Grossman fueron retirados de la circulación. Reducido a la penuria y con sólo un puñado de amigos dispuestos a mantener relaciones con él, pronto fue víctima de un cáncer de estómago. Murió en el verano de 1964, asumiendo que su gran obra había sido suprimida para siempre. Ehrenburg se ofreció para presidir un comité sobre la obra de Grossman, pero la Unión de Escritores lo rechazó. A ojos de las autoridades soviéticas, Vasili Grossman se había convertido prácticamente en una no-persona en términos políticos.

Sin embargo, Grossman había entregado una copia del manuscrito a un amigo; y éste, tras meterla en un saquito de lona, la dejó colgando de una percha bajo unos abrigos en su dacha. Finalmente, el manuscrito fue descubierto y microfilmado, se dice que por Andrei Sajarov, el gran físico y disidente soviético. Vladimir Voinovich, el novelista satírico creador del soldado Chonkin (equivalente soviético al soldado Schwejk de Jaroslav Hasek), pasó de contrabando el microfilme a Suiza. Vida y destino fue publicado allí y en muchos otros países del mundo, pero en Rusia no apareció hasta el colapso de la Unión Soviética. La promesa de Grossman a su madre se vio así finalmente cumplida: recobró la vida en la novela como Anna Shtrum. Puede que Grossman fuera despedazado por el siglo de los perros-lobo, pero su humanidad y su valor han sobrevivido en sus escritos.”

Advertisements

One Response to LLIBRE. “Un escritor en guerra. Vasili Grossman en el Ejército Rojo, 1941-1945” d’Antony Beevor i Luba Vinagradova

  1. Retroenllaç: RESSENYA. Vassili Grossman: “Vida y destino” (1960) | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: