LLIBRE. “Años interesantes. Una vida en el siglo XX” d’Eric John Hobsbawm (2002), l’autobiografia d’un gran historiador

portada - hobsbawm - años interesantesRESSENYA. Eric John Hobsbawm:

“Años interesantes. Una vida en el siglo XX” (2002)

  • Barcelona, Editorial Crítica, 2003
  • 411 pàgines, en castellà, notes al peu de pàgina i finals, fotografies i índex.
  • Col·lecció 30 anys de Crítica. Preu d’oferta: 12 euros.
  • Títol original: “Interesting Times. A Twentieth-Century Life

Ressenya

“Però no abandonem les armes, ni tan sols en els moments més difícils. La injustícia social ha de continuar sent denunciada i combatuda. El món no millorarà per si soles.”

Vaig saber de Hobsbawm per primera volta gràcies a la lectura i el treball que vaig haver de fer en segon de la carrera d’Història sobre el seu llibre Nacions i nacionalismes des de 1780. Des d’aleshores he llegit uns quants llibres més i sempre ha sigut un plaer de lectura i d’aprenentatge. Per a mi Hobsbawm és una referència constant en el que vol dir ser historiador: el rigor, la honestedat, el compromís crític amb la societat en la qual vius i la bona escriptura. És a dir, un mestre. O si voleu un intel·lectual de veritat.

Aquest llibre són les memòries d’Eric John Hobsbawm (1917-2012), un historiador conegut per tres tòpics: 1. és un dels millors historiadors del segle XX; 2. apassionat per jazz; i 3. comunista heterodox que mai ha renegat de les seues conviccions. No obstant això, la realitat és molt més rica.

L’obra està dividida en tres parts:

  1. La primera part (capítols 1-16) és el seu relat vital des dels seus orígens familiars fins a la maduresa, passant per la seua infantesa a Viena i Berlín, la joventut a Anglaterra, la vivència d’una Segona Guerra Mundial sense pena ni glòria, el seu comunisme matiner, la passió pel jazz, les activitats polítiques i algunes frustracions acadèmiques, degudes a la seua ideologia comunista, i les seues relacions personals i intel·lectuals.
  2. La segona part tracta sobre l’ofici d’historiador (capítols 17-18). En aquests capítols explica la seua relació amb la resta d’historiadors que va conèixer, i el procés de la seua producció historiogràfica, quan va escriure cada obra i per què, i finalment el per què del seu compromís amb el marxisme.
  3. La tercera part és el relat dels seus viatges, les seues relacions i vincles amb els països, terres i persones que li van marcat professionalment i personalment. Especialment la seua relació amb França, Espanya, Itàlia, Llatinoamèrica i els Estats Units d’Amèrica. Bona part del món occidental.

Més que una autobiografia és un llibre de memòries, escrit des de la maduresa, sobre els records d’una vida fructífera i compromesa amb l’explicació del per què de les coses. La primera part, la del recorregut vital, és la més personal i a mi m’ha resultat un poc menys interessant, si bé n’hi ha moments molt atractius, com l’explicació de l’ambient del Berlín dels anys 30. La segona i tercera part m’han entusiasmat. Això era el que buscava en aquest llibre: les seues relacions amb altres historiadors, el procés de la seua producció historiogràfica (un autèntic referent per a la Història Contemporània), els seus viatges per mig món, les visites a altres països (per exemple l’Espanya de la Guerra Civil i després la franquista), el seu marxisme i el seu compromís social, i també altres qüestions com la passió pel jazz i les persones tan interessants que va conèixer.

Es tracta, per tant, d’un llibre de memòries que complementa a la perfecció els seus llibres d’Història Contemporània. De lectura molt recomanable per a persones curioses i enamorades de la Història.

Eric-Hobsbawm

Eric John Hobsbawm (1917-2012)

Sobre l’autor: Eric John Hobsbawm va nàixer a Alexandria el 1917, i es va educar inicialment a Viena i Berlín, i després a Londres i Cambridge. Va ser professor del Birkbeck College de la Universitat de Londres fins a la seua jubilació, així com posteriorment de la New School Research de Nova York. La riquesa de la seua experiència viscuda i la seua immensa curiositat intel·lectual s’ha traduït en una obra diversa i sempre innovadora. Fou un apassionat pel jazz (va ser crític musical amb pseudònim), i sobretot un comunista sense complexos i heterodox.

La seua producció es va basar en l’Edat Contemporània, i destaquen les obres generals com L’era de la revolució, 1789-1848, L’era del capital, 1848-1875, L’era de l’Imperi, 1875-1914, i L’era dels extrems: el curt segle XX, 1914-1991 (traduït com Història del segle XX). Altres obres són monografies especialitzades en alguns aspectes de la contemporaneïtat com per exemple: Rebels primitius, Els ecos de la Marsellesa; Nacions i nacionalismes des de 1780, i La invenció de la tradició. Com es pot veure n’hi ha un bon grapat de llibres, però cal destacar que en ells va crear nombroses categories històriques noves que han fet fortuna com per exemple: el curt segle XX i l’era dels extrems (per al període de 1914-1991), l’aristocràcia obrera, els rebels primitius, o la invenció de la tradició. Més que seguir tendències, ell va ser un historiador que les marcava.

Més informació sobre Hobsbawm:

1. DOSSIER. Amb motiu de la mort de l’historiador Eric J. Hobsbawm: “Tiempo y vida”, 01/10/2012.

2. Article “El Siglo de Hobsbawm“, per Enzo Traverso, VientoSur, 04/10/2012.

Aplicació didàctica

Per a historiadors/es: per a conéixer i comprendre a un gran mestre.

Per als/les alumnes: recull de textos interessants per a complementar la Història del segle XX.

Índex de cites

(Disculpeu la quantitat de cites, però és que quan parlem de Hobsbawm totes valen la pena)

portada - hobsbawm - años interesantes 12 euros1. Ironies de la Història: el fonamentalisme i l’extrema dreta

2. La importància del treball dels historiadors/es

3. La història reinventada per a beneficis concrets actuals

4. La comunicació per a un professor

5. Nacionalisme

6. Valoració de la seua vida

7. França, la seua defensa contra la globalització

8. ESPANYA, rebels primitius, l’anarquisme

9. ESPANYA, el franquisme [imprescindible]

10. Itàlia

11. La fi de la Guerra Freda a Itàlia

12. Sobre l’infern. Cita de l’escriptor Italo Calvino

13. Sobre Llatinoamèrica

14. EL SEGLE XX i el poder dels Estats Units

15. Contra l’anacronisme i contra el provincialisme [imprescindible]

16. La censura d’allò políticament correcte

17. Crida final

Cites

1. Ironies de la Història: el fonamentalisme i l’extrema dreta, pàgina 259

Los ricos y los Gobiernos a los que han convencido de que son indispensables quizá descubran de nuevo que los pobres necesitan más concesiones que desprecio. Pero, como consecuencia del debilitamiento del edificio de la democracia social y de la desintegración del comunismo, el peligro procede ahora de los enemigos de la razón: de los fundamentalismos religiosos y etno-tribales y de la xenofobia, entre los cuales están los herederos del fascismo o los partidos de inspiración fascista, que ocupan los gobiernos de India, Israel e Italia. Una de las múltiples ironías de la historia podemos verla en el hecho de que, tras medio siglo de Guerra Fría anticomunista, los únicos enemigos del Gobierno de Washington que realmente han causado la muerte a sus ciudadanos en el territorio de Estados Unidos son sus propios fanáticos de la ultraderecha y los fundamentalistas musulmanes sunnitas que otrora financió deliberadamente el “mundo libre” contra los soviéticos. Quizá el mundo tenga que lamentar todavía que, ante la alternativa de socialismo o barbarie proclamada por Rosa Luxemburg, su decisión fuera en contra del socialismo.”

2. La importància del treball dels historiadors/es, pàgina 261

“No se puede huir del pasado, esto es, de los que recogen, interpretan, construyen ese pasado y debaten en torno a él. Nuestro día a día, los estados en los que vivimos, los Gobiernos que nos rigen, están rodeados por los resultados de mi profesión, o mejor dicho empapados en ellos. Lo que dicen los textos escolares y los discursos de los políticos acerca del pasado, el material que utilizan los autores de ficción, fabricantes de programas y vídeos televisivos, todo procede en último término de los historiadores. Y aún hay más, la mayoría de los historiadores, incluso los buenos, saben que al investigar el pasado, hasta el más remoto de los pasados, también piensan y expresan opiniones por lo que se refiere y concierne al presente y a sus intereses.”

3. La història reinventada per a beneficis concrets actuals, pàgina 273

“Las presiones políticas que sufre la historia a manos de los Estados y los regímenes nuevos y antiguos, de los grupos de identidad, y de una serie de fuerzas escondidas bajo la gélida capa de hielo de al Guerra Fría, son en la actualidad más fuertes que nunca, y la sociedad mediática moderna ha dado al pasado una preeminencia y un potencial mercantil sin precedentes. La historia está siendo revisada o inventada hoy más que nunca por personas que no desean conocer el verdadero pasado, sino sólo aquel que se acomoda a sus objetivos. La actual es la gran era de la mitología histórica. La defensa de la historia por sus profesionales es en la actualidad más urgente en la política que nunca. Nos necesitan.”

4. La comunicació per a un professor, pàgines 276-277

La comunicación es la esencia tanto de la docencia como de la actividad literaria. Afortunado el escritor al que le gustan las dos cosas, pues ello le salva de la isla desierta en la que habitualmente nos encontramos, escribiendo mensajes a destinatarios desconocidos en lugares de cuya existencia no tenemos ni idea, que arrojamos a las aguas procelosas del océano en botellas con forma de libros. Pero el profesor-escritor habla directamente a sus lectores potenciales. La clase seguía siendo probablemente la principal forma de enseñar para mi generación académica, y en muchos sentidos el profesor se relaciona con un aula llena de estudiantes como un actor con los rostros ante los cuales recita en el teatro, excepto aquellos para los que actuamos. No hay nada como dar clase para darnos cuenta de cuándo estamos perdiendo la atención del público. No obstante, la tarea del profesor es más difícil, pues éste espera que, cuando se vaya a su casa, el público se lleve consigo una carga de información y de ideas concretas que luego deberá recordar y digerir, y no sólo la satisfacción emocional del momento. Incluso un buen profesor comunica sólo lo que irradia cualquier otra persona que actúe y tenga una presencia escénica, a saber la proyección de una personalidad, un temperamento, una imagen, una mente activa; y, con un poco de suerte, quizás haga saltar a su vez una chispa en la imaginación de alguno de los que le escuchan.”

5. Nacionalisme, pàgina 285

Historia del siglo XX y Naciones y nacionalismo han sido publicados en diversas lenguas menores de la Europa oriental, cuyo escaso público posiblemente nunca habría justificado los elevados costes de la traducción. Además, uno de ellos (Naciones y nacionalismo) es precisamente una crítica del nacionalismo étnico-lingüístico en el que se basan los pequeños Estados sucesores, por lo que es muy improbable que haya una excesiva demanda de semejante tipo de críticas en las librerías más importantes de Tirana, Pristina o Skopje. Sin embargo, el mundo sigue viviendo a la sombra de la Torre de Babel, pero ¿cómo iba yo a saberlo?”

6. Valoració de la seua vida, pàgina 288

“¿Ha sido la vida en la que pensaba cuando era joven? No. Sería absurdo, incluso estúpido, lamentar que haya salido de esta forma, pero dentro de mí hay un pequeño fantasma que me dice en voz baja: “No se debería estar a gusto en un mundo como el nuestro”. Como dijo el hombre cuando lo leí en mi juventud: “La cuestión es cambiarlo”.

7. França, la seua defensa contra la globalització, pàgina 308

“La obstinada acción de Francia desde la retaguardia en defensa del papel mundial desempeñado por su lengua y su cultura quizá esté condenada al fracaso, pero es también una defensa necesaria, en modo alguno predestinada a malograrse, de cualquier lengua, de cualquier especificidad nacional o cultural frente a los homogeneización de una humanidad esencialmente plural impuesta por los procesos de globalización.”

8. ESPANYA, rebels primitius, l’anarquisme, pàgina 312

“Puigcerdà me permitió dar mis primeros pasos por ese terreno de cultivo esencial para conocer a los “rebeldes primitivos” –por los que tanta fascinación he tenido siempre–, esto es, el movimiento anarquista español. Durante los años cincuenta estuve estudiando ese tema “sobre el terreno”, en gran medida inspirado por la notable obra de Gerald Brenan, “El laberinto español”, que probablemente leí poco después de que se publicara la segunda edición en 1950. Ya no recuerdo si la leí antes o –lo que es más posible– después de mi primera toma de contacto real con España, que me dejó “la impresión profunda y duradera que España infunde a todos los que la conocen”. Al menos dos de mis viajes a España tuvieron como motivo principal explorar con mayor profundidad la tradición anarquista: en 1956, cuando me dirigí a Casas Viejas, el pueblo que una vez (1933) intentó llevar a cabo la revolución mundial por su cuenta, y en 1960, cuando, cargado de emoción, seguí el rastro del guerrillero anarquista que había caído poco antes, Francisco Sabaté.”

9. ESPANYA, el franquisme, pàgina 313 i 314

A comienzos de los años cincuenta España era un país pobre y hambriento, quizá más hambriento que lo que ningún ser viviente pudiera recordar. La gente parecía vivir de patatas, coliflor y naranjas. Mientras contemplaba la maravillosa catedral de tonalidades doradas de Tarragona entre las ruinas de su época romana, me preguntaba si acaso la ciudad había atravesado alguna vez en su antiquísima historia por una situación tan dramática como aquélla. En España no había voces públicas. Las noticias que se producían en Barcelona llegaban al resto del país de boca en boca, por los viajeros como yo, por los vendedores ambulantes, los camioneros y algún oyente ocasional de las emisoras de radio extranjeras. En la prensa sólo se hacían oscuras alusiones. Intelectualmente, España, la mayor parte de cuyos talentos había emigrado, era un país asfixiado.”

[…]

España era infeliz. Una y otra vez, en cafés, en las cabinas de los camiones, en las oficinas increíblemente feas del servicio de correos, en los vagones de los trenes, lentos pero baratos, la gente solía hacer comentarios como: “Este es el peor país del mundo” o “La gente de este país es más pobre que al del cualquier otro lugar”. “Todo en este país ha ido de mal en peor desde Primo de Rivera (1923-1930)”, decía la matriarca de una familia de buhoneros de Madrid que me tomó bajo su protección. España no había olvidado la guerra civil, y los vencidos, aunque desprovistos de todo poder y sin esperanzas, no habían cambiado su forma de pensar al respecto. Y sin embargo, una y otra vez, cuando surgía el tema, siempre había alguien que decía: “La guerra civil: no hay nada peor. Padres contra hijos, hermanos contra hermanos”. La España de Franco de comienzos de los cincuenta era un régimen que se sostenía en el argumento de Thomas Hobbes de que cualquier orden político eficaz es mejor que no tener orden. El régimen sobrevivió, a pesar de lo perceptible que era su injusticia y de la impopularidad de que gozaba entre las masas –en cualquier caso en la zona este del país por la que viajé–, no tanto por su poder y su disposición a sembrar el terror, sino porque nadie deseaba otra guerra civil. Quizá Franco no habría conseguido mantenerse en el poder si, al final de la Segunda Guerra Mundial, los norteamericanos y los británicos hubieran decidido lo contrario y hubiesen permitido a las unidades de la resistencia armada del sur de Francia, compuestas en su gran mayoría de españoles republicanos, invadir el país. Pero no lo hicieron.

España, sobre todo, era un país aislado. Su régimen manchado de sangre seguía viviendo bajo el caparazón de la antimodernidad, bajo el catolicismo tradicionalista y la autarquía.”

10. Itàlia, pàgina 321

 “¿Por qué resultaba tan fácil entenderse bien con los italianos? Al contrario de los franceses o los ingleses, eran personas encantadoras, que se sentían halagados e incluso animados por el interés que los extranjeros mostraban por sus asuntos, incluso cuando o sobre todo cuando esos recién llegados eran a todas luces distintos de ellos, o –como en mi caso– cuando su conocimiento de la lengua italiana era precario y el del país, superficial. Creo que ello se debe en parte a una larga historia de pertenencia a un país considerado tradicionalmente encantador, pero no demasiado serio, por el mundo exterior, a un país unificado desde 1860, pero no lo suficientemente acertado en sus actuaciones en la paz y en la guerra. Según mi punto de vista, estas circunstancias condujeron a un arraigado sentimiento de marginalidad y provincialismo. Los italianos se habían resignado a la creencia de que la verdadera acción histórica, los centros de la civilización y de las autoridades intelectuales, estaban en otros lugares.

[…]

Quizás el logro más espectacular e inesperado de la República italiana nacida de la Resistencia antifascista fuera cambiar toda esta situación, y al hacerlo consiguió demostrar lo que resultaba siempre evidente a los ojos de cualquier extranjero libre de prejuicios, a saber, que los italianos no habían perdido ninguna de las dotes intelectuales, artísticas y empresariales que habían dado lugar entre los siglos XIV y XVII a aquellas grandes conquistas admiradas universalmente. En ciertos aspectos los caminos de la cultura francesa e italiana de posguerra han seguido direcciones opuestas. Mientras Francia perdía después de 1945 la hegemonía cultural que durante tanto tiempo se le había dado por supuesta, y se retiraba a lo que de hecho era un gueto francófono, el prestigio del arte, la ciencia, la industria, el diseño y el estilo de vida italianos seguía una progresión ascendente, y la imagen de Italia en la cultura occidental dejaba de ser marginal para ocupar un lugar central.”

11. La fi de la Guerra Freda a Itàlia, pàgina 325

“En los años noventa el sistema se vino abajo. El fin de la Guerra Fría privó al régimen italiano de su única justificación, y una verdadera sublevación de la opinión pública contra la codicia realmente espectacular del primer ministro socialista y de su partido acabó con él. Todos los partidos de la Italia de posguerra quedaron borrados del mapa en las elecciones de 1994, excepto el PCI, cuya reputación de honestidad relativamente merecida lo salvó de la quema, y los neofascistas, que también habían estado permanentemente en la oposición. Por desgracia, en los años noventa en Italia, como en el resto del mundo, quedó demostrado que era posible acabar con un viejo régimen malo, pero sin que se produjeran necesariamente las condiciones para crear uno mejor.”

12. Sobre l’infern. Cita de l’escriptor Italo Calvino, pàgina 329

“El infierno de los vivientes no es algo que será; si existe, ya lo tenemos aquí, en nuestra vida cotidiana, creado por la vida en comunidad. Hay dos maneras de soportarlo. La primera es al que resulta más fácil para la mayoría: aceptar el infierno y convertirnos en parte de él, hasta que dejemos de notar que existe. La segunda es peligrosa y requiere nuestra atención constante y nuestra sabiduría: consiste en buscar, y en saber reconocer, en medio del infierno lo que no es verdaderamente infierno, y en hacerlo duradero y en darle cabida.”

Italo Calvino, Las ciudades invisibles.

13. Sobre Llatinoamèrica, pàgines 337 i 344

La turbadora novela de Graham Greene El cónsul honorario constituye una excelente introducción a la historia del país [Paraguay]. Quizá sea proclive a una amabilidad excesiva, pues fue el único Estado americano que reconoció oficialmente una lengua nativa, el guaraní, y, cuando lo visité algunos años más tarde, descubrí que al editor de la Revista Paraguaya de Sociología, publicación en cierto modo inesperada en ese país, le resultaba conocido mi nombre como autor de Rebeldes primitivos. ¿Qué estudioso puede resistirse a la fama en Paraguay? […]

[En Latinoamérica] Hasta el enfrentamiento entre los jóvenes revolucionarios de la elite y los Gobiernos militares durante los años setenta no se abandonó la distinción social básica, tan claramente formulada en la novela de Graham Greene Nuestro hombre en La Habana, al menos en varios países, a saber, la que existía entre las clases humildes, “a los que se puede torturar”, y las clases altas, “a los que no se puede torturar”. […]

[En Latinoamérica] La “era de los gorilas” (por usar la expresión argentina) fue esencialmente fruto de una triple coincidencia. [1] Las oligarquías dirigentes nacionales no supieron qué hacer ante la amenaza planteada por las clases humildes, cada vez más concienciadas, de la ciudad y del campo, ni ante los políticos populistas radicales que las atraían con un éxito evidente. [2] Los jóvenes de izquierda de clase media, inspirados por el ejemplo de Fidel Castro, pensaban que el continente estaba maduro para una revolución que debía precipitar la acción armada de los guerrilleros. [3] Y el obsesivo temor de Washington al comunismo, confirmado por la revolución cubana, se vio intensificado por los reveses sufridos en la esfera internacional por Estados Unidos durante los años setenta: la derrota de Vietnam, la crisis del petróleo y las revoluciones africanas que volvieron sus ojos hacia la URSS.”

14. EL SEGLE XX i el poder dels Estats Units, pàgines 372 i 375

“Nuestro problema radica más bien en que el imperio de Estados Unidos no sabe lo que quiere hacer ni lo que puede hacer con su poder, ni cuáles son sus límites. Insiste sencillamente en que los que no están con él están contra él. Ése es el problema de vivir en el momento culminante del “siglo de Estados Unidos de América”. Como tengo ya ochenta y cinco años no es probable que llegue a conocer la solución.” […]

“El hecho de vivir durante más de ochenta años de los cien del siglo XX ha representado una lección espontánea de la mutabilidad de la que pueden ser víctima el poder político, los imperios y las instituciones. He visto cómo desaparecían totalmente los imperios coloniales europeos, especialmente el mayor de todos, el Imperio Británico, que nunca había sido tan vasto y poderoso como en mis años de infancia, cuando fue pionero de la estrategia de mantener el orden en lugares como el Kurdistán o Afganistán mediante los bombardeos aéreos. He visto grandes potencias mundiales relegadas a jugar en ligas inferiores, el final de un Imperio Alemán que esperaba durar mil años, y el de un poder revolucionario que esperaba hacerlo para siempre. Es muy poco probable que pueda ver el final del “siglo de Estados Unidos de América”, pero apuesto sin arriesgar si digo que algunos lectores de este libro lo presenciarán.”

Eric Hobsbawm caricatura ser o no ser15. Contra l’anacronisme i contra el provincialisme, pàgines 376-377

 “La historia requiere movilidad y la capacidad de investigar y explorar un vasto territorio, esto es, la capacidad de saberse mover más allá de nuestras propias raíces. Por esto no podemos ser plantas, unos seres incapaces de abandonar su territorio y su hábitat de nacimiento, porque ni un solo hábitat o nicho ambiental puede agotar nuestro tema de estudio. Nuestro ideal no puede ser el roble o la secuoya –por majestuosos que sean–, sino el ave migratoria –que se siente en su casa tanto en el Ártico como en el Trópico– que cruza volando la mitad del planeta. El anacronismo o el provincialismo son dos de los pecados mortales de la historia, y ambos se deben en la misma medida a un desconocimiento absoluto de cómo son las cosas en otros lugares, ignorancia que incluso la lectura ilimitada y el poder de la imaginación sólo pueden superar en ocasiones contadas. El pasado sigue siendo otro país. Sus fronteras únicamente pueden cruzarlas los viajeros. Pero (excepto para aquellos cuya forma de vida es el nomadismo) los viajeros son, por definición, gente que se encuentra lejos de su comunidad.”

16. La censura d’allò “políticament correcte”, pàgina 378

“E incluso en las democracias en las que el poder autoritario ha dejado de controlar lo que puede decirse o no acerca del pasado y del presente, la fuerza conjunta de los grupos de presión, la amenaza de los titulares, la publicidad desfavorable o hasta la histeria pública imponen una evasión, un silencio y una autocensura en público determinada por lo que es “políticamente correcto”.

17. Crida final, pàgina 379

“Pero no abandonemos las armas, ni siquiera en los momentos más difíciles. La injusticia social debe seguir siendo denunciada y combatida. El mundo no mejorará por sí solo.”

Més informació sobre aquesta obra

Ressenya de “Años interesantes. Una vida en el siglo XX” de Eric Hobsbawm, titulada “Autobiografía de un historiador que nunca se ha puesto unos vaqueros”, per Salvador López Arnal, publicació El Viejo Topo.

Anuncis

One Response to LLIBRE. “Años interesantes. Una vida en el siglo XX” d’Eric John Hobsbawm (2002), l’autobiografia d’un gran historiador

  1. Retroenllaç: LLIBRE. “Noches sin dormir” d’Elvira Lindo (2015), una digressió feliç | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: