LLIBRE. “El profesor” de Frank McCourt, un relat encantador

portada - El Professor - McCourt catalàRESSENYA. Frank McCourt:

“El professor” (2005)

  • Madrid, Maeva Ediciones, 2006
  • 293 pàgines, en castellà
  • En català, Edicions Bromera, enllaç
  • En castellà, Maeva Ediciones, enllaç

Ressenya

Aquest llibre és un relat de les peripècies d’un professor de secundària a diversos instituts de Nova York (EUA). Frank McCourt va aplegar als Estats Units a finals dels anys 40, des d’Irlanda, va ingressar a l’exèrcit i després va estudiar a la Universitat. A finals dels anys 50 va començar la seua carrera –grisa, trista i esforçada– de professor de llengua anglesa i de creació literària. El llibre narra la seua posició davant l’ensenyament i els altres professors. Ell és un professor heterodox com es mostra a través de multitud de petites anècdotes que il·lustren l’obra, com quan es menja un entrepà que llança un alumne el primer dia de classe, o quan comenta el gènere d’excuses d’absentisme creades pel propi alumnat. Són 30 anys de professió, sense un futur brillant però amb una dedicació total i esgotadora, fins que de la nit al matí es va fer famós per la seua obra autobiogràfica “Les cendres d’Àngela”.

Opinió personal: és un llibre divertit que es llig en poc temps perquè enganxa. De vegades sembla un poc insubstancial, com un recull d’anècdotes sense més. Però no és així. A la primera meitat del llibre explica el principi de la seua professió i la seua manera de veure-la. La segona meitat resulta igual d’entretinguda però a poc a poc decau en un tipus d’anecdotari com hem dit adés. No obstant això, és un llibre molt interessant i totalment recomanable, que analitza el món de l’ensenyament d’una manera molt divertida i que ens dóna idees per a enfrontar-nos al “terror” d’estar davant d’una colla d’adolescents desganats. Sense cap vanitat ni petulància: educació pura.

– 

Sobre l’autor: Frank McCourt va nàixer el 1930 a Nova York, fill d’immigrants irlandesos, però va tornar amb la seua família a Irlanda on va transcórrer la seua infantesa. El 1949 va tornar a Nova York. Després d’una infantesa duríssima a Irlanda i de les dificultats pròpies d’un immigrant quan aplega als Estats Units, tal com relata en les seues memòries, McCourt va passar trenta anys impartint classes en instituts de secundària a Nova York sense que no-res fes presagiar que, de la nit al matí, anara a convertir-se en un autor de llibres d’èxit a tot el món i obtenir el prestigiós Premi Pulitzer. Gràcies a l’impuls d’escriure les seues memòries, Frank McCourt va esdevenir amb “Les cendres d’Àngela” en una estrella de la literatura mundial.

El seu segon llibre fou “Ho és”, en el qual relata la seua arribada com a immigrant a la terra promesa americana, i amb ell Frank McCourt va confirmar el seu èxit a tot el món. Amb “El professor” finalitza el relat de la seua vida. Va morir el 2009.

Aplicació didàctica

Professors/es: un relat per a resituar-nos davant el món dels joves i de l’ensenyament.

Alumnes: anècdotes de l’aula, empatia amb els altres, curiositat, un relat molt divertit i ben escrit.

Índex de cites

1. Ser professor

2. Donar classe de peu

3. Motivar la classe

4. Mantenir la calma

5. Nota d’un company professor

6. Els set pecats capitals

7. Introducció a les classes

8. Llibertat

9. Posar nota

10. Què és l’educació? [Imprescindible]

Cites

1. Ser professor, pàgina 28

“Mea culpa.

En vez de enseñar, les conté historias.

Lo que fuera, con tal de tenerlos callados y quietos en sus asientos.

Ellos creían que yo estaba enseñando.

Yo creía que estaba enseñando.

Estaba aprendiendo.

¿Y usted se consideraba profesor?

Yo no me consideraba nada. Era más que un profesor. Y menos. En el aula del instituto eres sargento instructor, rabino, paño de lágrimas, ordenancista, cantante, erudito de poca monta, administrativo, árbitro, payaso, consejero, controlador de vestuario, director de orquesta, apologista, filósofo, colaborador, bailarín de claqué, político, psicoterapeuta, bufón, guardia de tráfico, sacerdote, madre-padre-hermano-hermana-tío-tía, contable, crítico, psicólogo, el último asidero.”

2. Donar classe de peu, pàgines 52-53

“Cualquier dramaturgo les dirá que cuando el actor se sienta, la obra también se sienta. La mejor medida, con diferencia, es establecerse a sí mismo como presencia, y hacerlo fuera, en el pasillo. Fuera, he dicho. Ése es su territorio, y cuando los vean allí fuera los verán como profesores fuertes sin miedo, dispuestos a hacer frente a la horda. Una clase es eso, una horda. Y ustedes son profesores guerreros. La gente no lo tiene en cuenta. Su territorio es como su aura, los acompaña en todas partes, en los pasillos, en las escaleras e, indubitablemente, en el aula. No consientas jamás que invadan su territorio. Jamás. Y recuerden: los profesores que se sientan, en incluso los que se ponen de pie detrás de sus mesas, padecen una inseguridad esencial y deberían probar suerte en otro tipo de trabajo.”

3. Motivar la classe, pàgines 65-66

“Cuando impartes clases en Nueva York, se te exige que sigas un plan de la lección. En primer lugar debes expresar tu objetivo. Luego has de motivar a la clase, porque, como todo el mundo sabe, esos chicos no quieren aprender nada. […]

No basta con explicar poesía. Tienes que “provocar y evocar”, hacer que tus estudiantes se comprometan con la materia. Tienes que excitarlos. Es la palabra que usa el Consejo de Educación. Tienes que formular preguntas trascendentes para fomentar la participación. Un buen profesor es capaz de plantear las suficientes preguntar trascendentes como para que la clase marche a buen ritmo durante tres cuartos de hora.”

4. Mantenir la calma, pàgina 83

“Si les levantas la voz [a los alumnos] o les hablas en tono cortante, los pierdes. Así es como les tratan en general sus padres y los centros educativos, alzándoles la voz y en tono cortante. Si ellos contraatacan con la ley del silencio, estás acabado en el aula. Les cambia la cara y saben adoptar una mirada mortecina. Les dices que abran los cuadernos. Sí, señor, ya estamos abriendo los cuadernos, bien y con cuidado para que no se caiga nada. […] “¿Alguna pregunta?”, les dices, y por toda el aula reina la mirada de inocencia. Te quedas de pie, esperando. Ellos saben que es un duelo de cuarenta minutos, tú contra ellos, treinta y cuatro adolescentes de Nueva York, los futuros mecánicos y artesanos de América.

No eres más que otro profesor, hombre, así que ¿qué vas a hacer? ¿Quedarte mirando a los ojos a toda la clase? ¿Suspender a toda la clase? Aguanta, nene. Te tienen cogido por los cojones, y la situación la has provocado tú, hombre. No debiste hablarles así. A ellos no les importa tu estado de ánimo, tu dolor de cabeza, tus problemas. Ellos tienen sus propios problemas, y tú eres uno de esos problemas.

Mira por dónde pisas, profesor. No te conviertas en problema. Te abatirán.”

5. Nota d’un company professor, pàgina 129

“Dejó en mi casillero una tarjeta con una nota: “El hombre debe intentar llegar más allá, pero conviene asegurarse de que tendrá dónde asirse. No inspire sueños imposibles. Atentamente, Fergus Bibberstein.”

6. Els set pecats capitals, pàgina 222

“Comentando con mis clases “Retrato del artista adolescente”, descubrí que no conocían los siete pecados capitales. Miradas de incomprensión en toda el aula. Escribí en la pizarra: Soberbia, Avaricia, Lujuria, Ira, Gula, Envidia, Pereza.

— ¿Cómo podéis divertiros si no los conocéis?

— Entonces, esto, señor McCourt, ¿qué tiene esto que ver con la creación literaria?

— Todo. No hace falta ser pobres y católicos e irlandeses para ser desgraciados, pero todo ello te da materia para escribir y pretexto para beber. Esperad, lo retiro. Borrad lo de beber.”

7. Introducció a les classes, pàgina 227

“Al principio de cada curso decía a los nuevos alumnos de Creación Literaria:

— Estamos metidos en esto juntos. Vosotros, no sé, pero yo esta asignatura me la tomo en serio, y estoy seguro de una cosa: al final del curso habrá en esta aula una persona que habrá aprendido algo, y esa persona, amiguitos, seré yo.

Me parecía ingeniosa esa manera de presentarme como el más interesado de todos, elevándome por encima de las masas, de los perezosos, de los oportunistas, de los indiferentes.”

8. Llibertat, pàgina 275

“Thoreau tiene un artículo estremecedor que se titula Caminando, donde dice que cuando sales por la puerta a darte un paseo, debes estar tan libre, tan desembarazado, que no tengas la necesidad de regresar nunca la punto de partida. Que puedas seguir caminando sin más, porque eres libre.

9. Posar nota, pàgina 286

“¿Cómo decide la nota el profesor?

— Os diré cómo decido la nota. En primer lugar, ¿qué tal ha sido tu asistencia? Aunque te hayas quedado al fondo, callado, pensando en los debates y las lecturas, seguramente habrás aprendido algo. En segundo lugar, ¿has participado? ¿Has salido a leer los viernes? Cualquier cosa. Relatos, redacciones, poesía, teatro. En tercer lugar, ¿has comentado los trabajos de tus compañeros? En cuarto lugar, y esto depende de vosotros, ¿puedes reflexionar sobre esta experiencia y preguntarte a ti mismo qué has aprendido? En quinto lugar, ¿te has quedado ahí sentado, soñando? Si ha sido así, súbete la nota.”

10. Què és l’educació? Pàgina 286

“Aquí es donde el profesor se pone serio y hace la Gran Pregunta:

— ¿Qué es la educación, en todo caso? ¿Qué estamos haciendo en este instituto? Vosotros podréis decir que queréis graduaros para ir a la universidad y prepararos para una carrera profesional. Pero, compañeros estudiantes, es algo más que eso. Yo he tenido que preguntarme a mí mismo qué demonios estoy haciendo en el aula. He llegado a expresarlo con una ecuación.

Escribo a un lado de la pizarra una M mayúscula, a la derecha una L mayúscula, y trazo una flecha de izquierda a derecha, que va de MIEDO a la LIBERTAD.

— No creo que nadie alcance la libertad completa, pero lo que intento hacer con vosotros es conseguir que el miedo se refugie en un rincón.”

Vídeo

Frank McCourt: The Journey of an Ordinary Teacher (en anglés)

Anuncis

3 Responses to LLIBRE. “El profesor” de Frank McCourt, un relat encantador

  1. Retroenllaç: EDUCACIÓ. “L’efecte Ken Robinson” | HISTORIATA

  2. Retroenllaç: REFERÈNCIES EDUCATIVES. Bibliografia, webs, documentals, pel·lícules i altres recursos sobre educació | HISTORIATA

  3. Retroenllaç: LLIBRE. «Contra les aules», de Tomàs Llopis (2016), les memòries d’un professor valencià | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: