LLIBRE. “El tigre” de John Vaillant (2010), la crònica humana i animal de la remota Sibèria

Portada - VAILLANT - El tigreRESSENYA. John Vaillant:

“El tigre” (2010)

Subtítol: “Una historia real de venganza y supervivencia”

Barcelona, Editorial Debate, 2011

Fotografies, notes al final, bibliografia, 382 pàgines

Ressenya

“El tigre” es un relat de no-ficció amb algunes dosis de suspens, que relata la persecució i caça d’un tigre d’Amur (Panthera tigris altaica), el qual va devorar dos persones en desembre de 1997 al territori del Primorski o Primorje, a l’extrem més oriental de Rússia, a la vora del Pacífic nord.

Amb un argument tan senzill ens trobem amb una obra interessant, fàcil de llegir i que enganxa. També es repassa la història de la caiguda de l’antiga Unió Soviètica comunista i la creació d’una nova Rússia capitalista i oligàrquica, però sobretot ens endinsa en un territori geogràfic natural, salvatge i llunyà, a l’altra punta del món, amb pobles indígenes, xamans, russos perduts i buscadors d’una nova vida, exmilitars, caçadors furtius i uns funcionaris que volen salvar de l’extinció una de les espècies de tigres més amenaçades del món pel comerç il·legal d’animals. Així el llibre esdevé tot un compendi sobre la història i la situació actual del tigre d’Amur, però també de la gent que hi viu en aquell territori, el Primorski o Primorje, i de les diverses relacions del ser humà amb un medi natural tan poc agraït i feréstec.

Tigre d'Amur ("Panthera tigris altaica")

Tigre d’Amur (“Panthera tigris altaica”)

És un llibre recomanable per a lectors/es que els agraden les històries de suspens de vida i mort, i amb explicacions de la natura i un poc d’història, així com les històries exòtiques. Jo he gaudit molt amb les seus pàgines si bé algunes vegades m’ha semblat un poc desordenat i repetitiu.

Nota final: respecte el gènere de novel·la de no-ficció cal apuntar que és molt antic, ja que és un tipus de relat basat en fets verídics però amb elements estilístics propis de la narrativa. Molts autors antics es podrien incorporar en aquest gènere, si bé es considera que el seu inici oficial va ser la publicació de l’obra “A sang freda” de Truman Capote el 1966.

– 

Més informació

Reportatge de Jacinto Antón al diari El País: “A la caza del devorador de hombres”, 29/07/2012, enllaç aquí

Fragment:

El tigre, de John Vaillant (Debate, 2012), una sensacional historia de la caza de un tigre siberiano asesino extraordinariamente bien narrada y que combina el relato tradicional de persecución de la fiera con el ensayo zoológico, la divulgación de ciencias naturales, el libro de viajes, el género de aventuras y el de terror. Incluso hay política. Por supuesto, también tiene parte de informe forense. […]

El libro está lleno de frases magníficas que recogen la esencia de la experiencia de rastrear a un devorador de hombres: “El miedo no es un pecado en la taiga, pero la cobardía sí lo es”. “Lo que seguían no era un animal, sino una contradicción, un silencio que estaba hecho de carne y era invisible a la vez”. “La única certeza en la huella de un tigre es: síguela el tiempo suficiente y acabarás llegando a un tigre, a no ser que el tigre llegue antes a ti”.

Índex de cites

1. Desintegració de l’URSS i construcció de la nova Rússia oligàrquica, pàgines 99-102

2. El ser humà carnívor? Pàgina 143

3. Les relacions entre caçadors i preses, pàgines 202-204

4. La solitud evolutiva de l’espècie humana, pàgina 229

5. Expressió russa de la zona del Primorje, pàgina 267

6. L’ofici més antic del món: llegir petjades, pàgina 283

* Esquema visual del tigre d’Amur

CITES

1. Desintegració de l’URSS i construcció de la nova Rússia oligàrquica, pàgines 99-102

“A mediados de los años ochenta, la Unión Soviética había empezado a desintegrarse cuando comenzaron a manifestarse de forma dolorosamente obvia las graves ineficiencias de la planificación centralizada. Sin embargo, el país era demasiado inestable y el lastre de su propia historia pesaba demasiado para que fuera posible una transición gradual a una economía de mercado o a la democracia que supuestamente traería consigo. El intento de Mijail Gorbachov de abrir la Unión Soviética se pareció al intento de Pandora de abrir su caja; sencillamente no hubo manera de hacerlo de forma paulatina. Una vez rota la tapa, salió todo lo que había dentro. En el caso de Rusia, también se derrumbaron las paredes. Al desintegrarse el bloque soviético, decenios, generaciones –vidas enteras– de frustración, descontento, rabia reprimida y ambición descarnada se desbordaron y nunca podrían encerrarse de nuevo. La pelea que tuvo lugar a continuación pilló totalmente desprevenida a la inmensa mayoría de los rusos. […]

Muchos rusos culpaban a Boris Yeltsin de “romperlo todo”, pero no le faltaron ayudantes entusiastas. En un extraño paralelismo con la revolución bolchevique que se había producido setenta años atrás, tuvo lugar un saqueo general del país al oscilar el péndulo hasta el extremo opuesto. Se requisaron y privatizaron industrias enteras e inmensos territorios fueron transformados en virtuales feudos. Si bien se hizo un tímido intento de incluir al público y se emitieron acciones en estas nuevas compañías privadas, la mayoría de los rusos no tenían ni idea de qué eran dichas acciones y las vendieron inmediatamente, a menudo por una miseria. Durante el mandato de Yeltsin, la ignorancia de muchos se alió con la astucia de unos cuantos para permitir la mayor, más rápida y más atrozmente injusta redistribución de la riqueza y los recursos de la historia del mundo. Fue un ejemplo de cleptocapitalismo a escala monumental, pero no fue el primero. Los bolcheviques habían hecho algo parecido bajo el mandato de Lenin.

La escala de robos que siguió a la revolución de octubre de 1917 fue igualmente grandiosa para su tiempo, pero los motivos y los métodos fueron todavía más despiadados. Durante el período embriagador y violento que empezó con la revolución, se produjo el saqueo a gran escala de tierras y propiedades privadas. Cualquiera que tuviese empleados o un superávit –de lo que fuese- era tachado de “enemigo del pueblo”. Los robos, los destrozos y los asesinatos los perpetraban matones importados que hacían gran parte del trabajo pesado de Lenin, alentados por interesadas consignas del partido como “Robad a los que roban”. […]

Bajo Lenin y también bajo Yeltsin, quien controlaba estas adquisiciones e identificaba a los beneficiarios era una pequeña élite estrechamente vinculada al Kremlin [los oligarcas]. Debido en parte a los abusos de poder cometidos durante la era soviética, existe entre los líderes rusos contemporáneos un cinismo enorme que resuena como un eco de los primeros tiempos del comunismo. Hoy en día, se manifiesta como capitalismo en su forma más primitiva y rapaz. En medio del caos que siguió a la privatización-liquidación total por incendio de los activos más valiosos de la Unión Soviética, un joven ambicioso y bien relacionado llamado Roman Abramovich adquirió la vasta región autónoma de Chukotka, en el Extremo Oriente, junto con sus yacimientos de petróleo, que son asombrosamente lucrativos. A los treinta años de edad, Abramovich ya era uno de los hombres más ricos del mundo y lo sigue siendo hoy (renunció a su cargo de gobernador en el año 2008). Pero es solo un ejemplo. En 2008, diecinueve de las cien personas más ricas del mundo eran rusas. Esta cifra estadística resulta aún más extraordinaria si se tiene en cuenta que la mayoría de las grandes fortunas se heredan o se amasan de forma sistemática, durante toda una vida. Los oligarcas rusos, en cambio, se convirtieron el multimillonarios prácticamente de la noche a la mañana, muchos de ellos cuando aún no habían cumplido los cuarenta.”

2. El ser humà carnívor? Pàgina 143

“Con algunas excepciones como los inuit y los balleneros de Lamalera, Indonesia, la carne fresca ha sido, por lo general, un complemento más que un ingrediente básico de la dieta de los homínidos.”

3. Les relacions entre caçadors i preses, pàgines 202-204

“En sociedades cazadoras como, por ejemplo, los udegueis, los kung, los haida o los sioux, los animales no eran solo alimento, sino que eran vistos como parientes de sangre, compañeros espirituales, guías de caza y fuentes de poder y relación con el mundo circundante. […]

“Todas las especies han sido moldeadas por las fuerzas de la evolución para satisfacer las necesidades inmediatas –escribió George Page en el libro que complementaba la serie de televisión Inside the Animal Mind–. Cuanto más consciente necesita ser una especie dada, más consciente es. O eso o se extingue.” George Leroy, naturalista y guardabosques de Luis XV en Versalles, tuvo muchas oportunidades de observar las relaciones entre predadores y presas, y conjeturó que la razón de que los lobos pareciesen mucho más listos que los ciervos era que, de no serlo, morirían de hambre. […]

“El tigre es un cazador, de la misma manera que un hombre es un cazador. Un cazador tiene que pensar en cómo conseguir su presa. Es diferente para los jabalíes y los ciervos: si caen hojas o piñas de un árbol, eso es lo que comen; no hay necesidad de pensar. Los tigres piensan.” [Paraules del veterà caçador Vasili Dunkai]

Clark Barreto, profesor del departamento de antropología de la UCLA y experto en la dinámica predador-presa, llama a la ventaja del ciervo “el principio de en cualquier parte menos aquí”; lo único que necesita hacer la presa es estar en cualquier parte donde no esté el predador –da lo mismo que los separen treinta centímetros que un hemisferio–, y vivirá. El predador, en cambio, tiene que estar exactamente donde esté la presa, y exactamente en el mismo momento, o pasará hambre. Así pues, para un predador, el dominio tanto del tiempo como del espacio –además de una comprensión absoluta del terreno y del comportamiento de la presa– es crucial.”

4. La solitud evolutiva de l’espècie humana, pàgina 229

“Hay que destacar que transcurrieron aproximadamente cinco millones de años antes de que los homínidos –probablemente bajo la forma del Homo erectus– adquiriese el cerebro, las herramientas y las piernas necesarios para salir vivos de África. Había felinos grandes, hienas y lobos a lo largo de todo el camino, y puede que esta sea una de las razones de que la mayoría de nuestros parientes homínidos no lo consiguieran. También llama la atención que, a diferencia de tantas otras especies –los felinos, por ejemplo–, seamos la única rama de nuestra familia (Hominidae) que sobrevivió al viaje. En este sentido, somos huérfanos evolutivos, una familia rota formada por un solo miembro, y nos coloca en extraña compañía: compartimos nuestra soledad genética con el ornitorrinco, el gavial y el celacanto.”

5. Expressió russa de la zona del Primorski, pàgina 267

Los optimistas estudian inglés, los pesimistas estudian chino y los realistas aprenden a manejar un Kalashnikov.”

6. L’ofici més antic del món: llegir petjades, pàgina 283

“Durante la mayor parte de nuestra historia, hemos estado ocupados en descifrar códigos: desde descodificar pautas en los elementos, el agua, la tierra y las estrellas hasta analizar los comportamientos matizados de amigos y enemigos, predadores y presas. Asimismo, nos sentimos impulsados a compartir nuestros descubrimientos en forma de historias. Se da mucha importancia al hecho de que somos la única especie que hace esto, que la esencia de quiénes y qué creemos ser se propagó al principio de manera oral y auditiva, de la boca a la oreja y a la memoria. Es cierto, pero antes de que aprendiéramos a contar historias, aprendimos a leerlas. Dicho de otro modo, aprendimos a seguir pistas. La primera letra de la primera palabra de la primera historia documentada no la escribimos –imprimimos– nosotros, sino un animal. Estos signos y símbolos que quedaban en el barro, la arena, las hojas y la nieve representan protoalfabetos. Con frecuencia desdibujados, fragmentados y confusos por obra de los elementos, el tiempo y otros animales, estos criptogramas eran ejercicios de vida o muerte del pensamiento abstracto. Esta habilidad, la lectura de huellas con el fin de procurarse alimento o detectar la presencia de un animal peligroso, puede ser, de hecho, “el oficio más antiguo”.

Esquema visual

Esquema del tigre d'Amur

Anuncis

2 Responses to LLIBRE. “El tigre” de John Vaillant (2010), la crònica humana i animal de la remota Sibèria

  1. Retroenllaç: TEMA. L’impacte del ser humà en el medi ambient | HISTORIATA

  2. Retroenllaç: TEMA. L’Estat del Benestar. La crisi de 1973. La caiguda del bloc comunista. | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: