LLIBRE. “Vida y destino” de Vassili Grossman (1960), una novel·la total

Portada - GROSSMAN - Vida y destinoRESSENYA. Vassili Grossman:

“Vida y destino” (1960)

  • Barcelona, Círculo de Lectores – Galaxia Gutenberg, 2007
  • 1111 pàgines, castellà, (original en rus), llista de personatges principals
  • Edició en català: “Vida i destí”, Editorial labutxaca, 2011

Ressenya

El 31 de gener de 1943 es rendia als soviètics el 6é Exèrcit alemany comandat pel general Friedrich von Paulus a Stalingrad. En aquells moments Vassili Grossman era un periodista rus que estava cobrint informativament la Gran Guerra Pàtria, i fruit de les seues observacions i de la seua sensibilitat va escriure anys després la que seria una de les grans obres literàries del segle XX, “Vida y destí”.

Aquesta novel·la és un retrat coral de persones amb les seues pors i els seus anhels. De fons tenim el front oriental de Segona Guerra Mundial, i en concret la Batalla d’Stalingrad, la qual va marcar, amb molt de patiment, el canvi de tendència de la guerra a favor dels aliats. A Stalingrad es va dir “No passaran”, i no van passar. Va ser el començ de la fi del nazisme.

La novel·la és una successió de fets d’aquella època, amb la guerra i les miserables polítiques de la reraguarda, i el lloc que les persones es busquen de petites llibertats humanes: una xerrada, un descobriment científic, retardar vuit minuts una ofensiva de tancs per a salvar vides. És una novel·la que relata accions vitals creades des de la profunda humanitat del lliure albir, enmig d’una època d’extrems totalitaris que neguen l’individualitat.

Alguns protagonistes destacats: la família Shaposhnikov, amb Víktor Shtrum, un físic nuclear; Liudmila, la dona d’Shtrum; Abarchuk, el primer home de Liudmila, empresonat a un gulag des del 1937; Anna Semiónovna, la mare d’Shtrum, una jueva de Berdíchev; Krímov, comissari polític; Spiridónov, director de la central elèctrica d’Stalingrad; soldats, generals, gent normal, pares, mares, fills…


Què més coses? Tenim un camp de concentració rus amb presoners polítics; un d’altre alemany amb presoners russos i la història del seu sonderkommando (treballadors forçats a un camp de concentració); un camp d’extermini de jueus; les picabaralles de la comunitat científica a Kazan i després a Moscou; un trajecte amb tren a la cambra de gas; la presó de la Lubianka (seu de la KGB soviètica); la ciutat de Kúibishev, capital de la guerra; la central elèctrica d’Stalingrad; el cercle familiar i de companys de Guétmanov, un home amb “la confiança” del partit; els membres d’un esquadró de caces de la força aèria russa; el cos de tancs de l’oficial Nóvikov; els oficials de l’exèrcit soviètic i els soldats de la casa 6/1 a Stalingrad; la reraguarda soviètica a l’estepa calmuca; els oficials de l’exèrcit alemany; Hitler i Stalin; la guerra, la vida i el destí que cadascú es forja o que es troba i del qual és captiu.

Sobre l’autor

Vassili Grossman durant la guerra

Vassili Grossman durant la guerra

Vassili Grossman (Berdíchev, 1905 – Moscou, 1964). Escriptor i periodista rus, va cobrir amb les seues cròniques la batalla d’Stalingrad i va ser el primer en donar la notícia al món de l’existència dels camps d’extermini nazis. Escriptors com Maksim Gorki i Mijail Bulgákov varen aplaudir les primeres obres literàries de Grossman. Autor de novel·les i relats, “Vida i destí” és la seua obra més important, el “Guerra i pau” del segle XX, la publicació de la qual seria prohibida pel règim soviètic de Khrusxov, i li costaria a l’autor l’ostracisme cultural. El seu retrat de la societat de la URSS amb el rerafons de la guerra havia posat en evidència el ensorrament moral i ideològic de la dictadura comunista i la fortalesa de l’ànima humana davant del terror. Després de ser recuperada miraculosament una còpia del manuscrit, l’obra va poder editar-se més enllà les fronteres de al URSS als anys vuitanta –d’on va eixir clandestinament microfilmada – i es va convertir en un referent literari i intel·lectual. Grossman no aplegaria a veure-la publicada.

Opinió personal

Per a mi, és una novel·la densa, llarga, i de vegades un poc laberíntica, però molt ben escrita i plena de vida, amb personatges absolutament creïbles i una tensió magistralment mantinguda entre els petits moments de vida íntima i familiar, el gran remolí de la guerra i la por a la repressió política.

És una novel·la tan àmplia que pot passar que et trobes amb un capítol que et semble un poc avorrit, i que el següent siga un dels millors que has llegit mai. Per exemple: el relat de la carta de la mare d’Shtrum (qui és una juxtaposició de la pròpia mare de Grossman, la qual fou assassinada com la resta de jueus de Berdíchev, a Ucraïna); la llibertat que experimenten a la primera línia del front els soldats a la casa 6/1 a Stalingrad; el moment de l’avanç dels tancs de Nóvikov en l’ofensiva russa per tancar els alemanys a Stalingrad en l’operació Urà; la mort de Tolia, el fill de Liudmila i Abarchuk, per ferides de guerra; la conversa de Liss, el comandant alemany del camp de presoners russos amb Molokstoi, un bolxevic de la vella guàrdia; o les accions miserables de Guétmanov, el comissari polític del cos de tancs de Nóvikov.

En resum, és una de les millors novel·les que he llegit mai.

APLICACIÓ DIDÀCTICA

Molta o poca, segons. És un llibre que no es pot recomanar per adolescents i joves. Seria un miracle que algun se’l llegira. No obstant això, sí que té materials per a presentar-lo en l’aula, des de la pròpia vida de Grossman i els problemes de censura del llibre, fins a fragments paradigmàtics de la novel·la.

Moment històric: anys 1942-1943.

El millor del llibre referent a l’aprenentatge de la Història és l’ambientació de la Segona Guerra Mundial al front oriental (la Gran Guerra Pàtria), la batalla d’Stalingrad, els camps de concentració (soviètics i alemanys) i la vida sota la dictadura comunista. Altres temes són la por, la violència i la guerra, el totalitarisme i la repressió política, la traïció, l’esforç, les decepcions, la pietat i la compassió. La tristesa i l’esperança. La vida, no?

Bibliografia complementaria

Beevor, Antony; Vinagradova, Luba: Un escritor en guerra. Vassili Grossman en el Ejército Rojo, 1941-1945. Barcelona, Editorial Crítica, 2006, enllaç a la ressenya.

Vassili Grossman al front

Vassili Grossman al front

ÍNDEX DE CITES

1. El feixisme i la física, pàgina 110

2. MOLT BO. Retrat del comissari polític Guétmanov, pàgines 119-121

3. La mort d’un fill en la guerra, pàgina 180

4. Conversa entre dos antics comunistes a un camp soviètic de presoners polítics, pàgines 235-236

5. Reflexions sobre el feixisme, la violència i la llibertat, pàgines 262-264

6. Anècdota: l’opinió d’un general soviètic sobre Tolstoi, pàgina 293

7. L’ambient a la casa 6/1, a Stalingrad, pàgina 325

8. Reflexions sobre el marxisme del tinent alemany Bach, pàgines 477-478

9. MOLT BO. Comparació Hitler-Stalin, pàgines 510-511

10. Antisemitisme, pàgines 617 i següents

11. El símbol de la ciutat d’Stalingrad, pàgina 1010

12. Una reflexió, pàgina 1066

CITES

1. El feixisme i la física, pàgina 110

“El siglo de Einstein y Planck había resultado ser el siglo de Hitler. La Gestapo y el renacimiento científico eran hijos de una misma época. Qué humano era el siglo XIX, el siglo de la física ingenua en comparación con el siglo XX, el siglo que había matado a su madre. Existía un parecido terrible entre los principios del fascismo y los principios de al física contemporánea.

El fascismo ha negado el concepto de individualidad separada, el concepto de “hombre” y opera con masas enormes. La física contemporánea hable de probabilidades mayores o menores de fenómenos en este o aquel conjunto de individuos físicos. ¿Acaso el fascismo, en su terrible mecánica, no se funda sobre el principio de política cuántica, de probabilidad política?

El fascismo ha llegado a la idea de aniquilar estratos enteros de población, nacionalidades o razas sobre la base de que la probabilidad de oposición manifiesta o velada en estos estratos y subestratos es mayor que en otros grupos o conjuntos; la mecánica de las probabilidades y de los conjuntos humanos.

Pero no, no. El fascismo morirá porque ha pretendido aplicar sobre el hombre las leyes de los átomos y los guijarros.

El fascismo y el hombre no pueden coexistir. Cuando el fascismo vence, el hombre deja de existir, quedan sólo criaturas antropoides que han sufrido una transformación interna. Pero cuando es el hombre, el hombre dotado de libertad, razón y bondad, el que vence, es el fascismo el que muere y aquellos que se habían sometido a él vuelven a ser hombres.”

2. MOLT BO. Retrat del comissari polític Guétmanov, pàgines 119-121

“La vida de Dementi Trífonovich era más bien parca en acontecimientos. No había participado en la guerra civil. La policía zarista no lo había perseguido y los tribunales zaristas nunca lo habían exiliado en Siberia. En las conferencias y congresos solía leer sus informes a partir de textos escritos. Leía bien, sin errores, con expresividad, aunque él no fuera el autor de los informes. A decir verdad leerlos era fácil: se los imprimían en caracteres grandes, a doble espacio y con el nombre de Stalin siempre en rojo.

En una época había sido un joven sensato y disciplinado. Quería estudiar en el Instituto de Mecánica, pero lo reclutaron para los órganos de seguridad y pronto se convirtió en el guardia personal de un secretario del kraikom (Comité territorial del Partido). Destacó y lo mandaron a estudiar a la escuela del Partido y, al poco tiempo, fue elegido para trabajar en el aparato del Partido: primero en el departamento de organización e instrucción del kraikom, luego en la sección de personal del Comité Central. Un año más tarde se convirtió en instructor de al sección administrativa de los cuadros. Y poco después de 1937, en secretario del obkom (como se suele decir, el dueño de la región).

Una palabra suya podía decidir el destino del catedrático de una universidad, de un ingeniero, del director de un banco, del secretario de un sindicato, de un koljós, de una producción teatral.

¡La confianza del Partido! Guétmanov conocía el gran significado de estas palabras. ¡El Partido confiaba en él! Todo el trabajo de su vida, donde no había lugar para grandes libros, ni para descubrimientos famosos, ni para victorias militares, había sido enorme, constante, perseverante, siempre intenso e insomne. El sentido principal y supremo de este trabajo residía en que se ejecutaba por exigencia del Partido y en nombre de sus intereses. La recompensa principal y suprema consistía únicamente en una cosa: la confianza del Partido. […]

El trabajo de los hombres que gozan de la confianza del Partido pasa desapercibido. Pero es un trabajo inmenso, exige consumir generosamente cuerpo y alma, sin reservas. La fuerza del dirigente del Partido no requiere el talento del científico, el don del escritor. Está por encima de cualquier talento o don. La palabra dirigente y decisiva de Guétmanov era escuchada con avidez por cientos de personas que poseían el don de la investigación, del canto, de la escritura de libros, aunque Guétmanov no sólo fuera incapaz de cantar, tocar el piano o dirigir una obra teatral, sino que tampoco era capaz de apreciar con gusto y comprender con profundidad las obras de la ciencia, la poesía, la música, la pintura… La fuerza de su palabra decisiva consistía en que el Partido le había confiado sus intereses en el campo del arte y la cultura. […]

A Guétmanov le parecía que la esencia más profunda del concepto “confianza del Partido” se encarnaba en los pensamientos, opiniones y sentimientos de Stalin. En la confianza que él transmitía a los compañeros de armas, comisarios del pueblo, mariscales, residía precisamente la esencia de la línea del Partido.”

3. La mort d’un fill en la guerra, pàgina 180

[Liudmila va a buscar al seu fill Tolia]

“Todos los hombres son culpables ante una madre que ha perdido a un hijo en la guerra; y a lo largo de la historia de la humanidad todos los esfuerzos que han hecho los hombres por justificarlo han sido en vano.”

4. Conversa entre dos antics comunistes a un camp soviètic de presoners polítics, pàgines 235-236

[Magar a Abarchuk]

“-Éste es mi último deber como revolucionario y lo cumpliré. (…) Ningún arrepentimiento puede expiar lo que hemos hecho. Eso es lo que te quería decir. Punto primero. Ahora el segundo: no comprendimos la libertad. La aplastamos. Ni siquiera Marx la valoró: la libertad es el fundamento, el sentido, la base de la base. Sin libertad no hay revolución proletaria. Ése era el segundo punto y ahora escucha el tercero. Atravesamos el campo, la taiga, pero nuestra fe es más fuerte que todo. Sin embargo, eso no es fortaleza, sino debilidad, instinto de conservación. Al otro lado de la alambrada, el instinto de conservación lleva a la gente a transformarse, a menos que prefieran morir, ser enviados a un campo de prisioneros. Y así los comunistas han creado un ídolo, se han puesto uniformes y hombreras, profesan el nacionalismo, han levantado la mano contra la clase obrera, si es necesario revivirán las Centurias Negras*… “

[*Movimiento de extrema derecha que emergió durante la revolución de 1905 en un esfuerzo por defender la autocracia contra el creciente malestar civil].

5. Reflexions sobre el feixisme, la violència i la llibertat, pàgines 262-264

“Una vez puesta al servicio del fascismo, el alma del hombre declara que la esclavitud, ese mal absoluto portador de muerte, es el único bien verdadero. Sin renegar de los sentimientos humanos, el alma traidora proclama que los crímenes cometidos por el fascismo son la más alta forma de humanitarismo y está conforme en dividir a los hombres en puros y dignos e impuros e indignos. La voluntad de sobrevivir a cualquier precio se expresa en el oportunismo del instinto y la conciencia.

En ayuda del instinto acude la fuerza hipnótica de las grandes ideas. Apelan a que se produzca cualquier víctima, a que se acepte cualquier medio en aras del logro de objetivos supremos: la futura grandeza de la patria, la felicidad de la humanidad, la nación o una clase, el progreso mundial.

Y al lado del instinto de supervivencia, al lado de la fuerza hipnótica de las grandes ideas, trabaja también una tercera fuerza: el terror ante la violencia ilimitada de un Estado poderoso que utiliza el asesinato como medio cotidiano para gobernar.

La violencia del Estado totalitaria es tan grande que deja de ser un medio para convertirse en un objeto de culto místico, de exaltación religiosa. […]

Uno de los medios de los que se sirve el fascismo para actuar sobre el hombre es la total, o casi total, ceguera. El hombre no cree que vaya al encuentro de su propia aniquilación. Es sorprendente que aquellos que se encontraban al borde de la tumba fueran tan optimistas. Sobre la base de la esperanza –una esperanza absurda, a veces deshonesta, a veces infame- surgió la sumisión, que a menudo era igual de miserable y ruin. […]

Es necesario reflexionar sobre qué debió soportar y experimentar un hombre para llegar a considerar la muerte inminente como una alegría. Son muchas las personas que deberían reflexionar, y sobre todo las que tienen tendencia a aleccionar sobre cómo debería de haberse luchado en unas condiciones de las que, por suerte, esos frívolos profesores no tienen ni la menor idea. […]

He aquí que las grandes insurrecciones en el gueto de Varsovia, en Treblinka y Sobibor, el gran movimiento partisano que inflamó decenas de países subyugados por Hitler, las insurrecciones postestalinianas en Berlín en 1953 o en Hungría en 1956, los levantamientos que estallaron en los campos de Siberia y Extremo Oriente tras la muerte de Stalin, los disturbios en Polonia, los movimientos estudiantiles de protesta contra la represión del derecho de opinión que se extendió por muchas ciudades, las huelgas en numerosas fábricas, todo ello demostró que el instinto de libertad en el hombre es invencible. Había sido reprimido, pero existía. El hombre condenado a la esclavitud se convierte en esclavo por necesidad, pero no por naturaleza.

La aspiración innata del hombre a la libertad es invencible; puede ser aplastada pero no aniquilada. El totalitarismo no puede renunciar a la violencia. Si lo hiciera, perecería. La eterna, ininterrumpida violencia, directa o enmascarada, es la base del totalitarismo. El hombre no renuncia a la libertad por propia voluntad. En esta conclusión se halla la luz de nuestros tiempos, la luz del futuro.”

6. Anècdota: l’opinió d’un general soviètic sobre Tolstoi, pàgina 293

“Luego Guriev comenzó a argumentar por qué los periodistas escribían tan mal sobre la guerra.

-Se esconden, los hijos de puta, no ven nada con sus propios ojos, se quedan al otro lado del Volga, en la retaguardia más tranquila, y escriben sus artículos. Si alguien es hospitalario con ellos, entonces hablan de él. Por ejemplo, Tolstói escribió Guerra y paz. Hace cien años que la gente lo lee y lo leerán todavía durante cien años más. ¿Y por qué? Porque participó en la guerra, él mismo combatió. Sabía de quién se tenía que hablar.

-Disculpe, camarada general –dijo Krímov-. Tolstói no participó en la guerra de 1812.

-¿No participó en ella? ¿Qué quiere decir? –replicó el general.

-Sencillamente que no participó –repitió Krímov-. Tolstói no había nacido en al época de la guerra contra Napoleón.

-¿Que no había nacido? –volvió a preguntar Guriev-. ¿Cómo que no había nacido? ¿Qué quiere decir?

Entre ellos se desencadenó una discusión violenta, la primera que seguía a una conferencia de Krímov. Para su sorpresa, el general se negó a creerle.”

7. L’ambient a la casa 6/1, a Stalingrad, pàgina 325

“Al frente de la infantería estaba el teniente Zúbarev, que antes de la guerra había estudiado canto en el conservatorio. A veces, por la noche, se acercaba con sigilo hasta las líneas alemanas y entonaba “Oh, efluvios de la primavera, no me despertéis” o el aria de Lenski de Eugenio Oneguin.

Cuando le preguntaban qué le empujaba a subirse a un montón de cascotes para cantar, aun a riesgo de poner en peligro su propia vida, Zúbarev eludía dar una respuesta. Quizás allí, donde el hedor de los cadáveres flotaba en el aire día y noche, quería demostrar, no sólo a sí mismo y a sus camaradas sino también a los enemigos, que las fuerzas destructoras, por poderosas que fueran, nunca podrían borrar la belleza de la vida. […]

Seriozha, que había crecido en un ambiente de intelectuales, ahora había comprobado que su abuela llevaba razón cuando afirmaba repetidamente que los trabajadores sencillos eran gente estupenda.

Pero Seriozha, que también era un chico inteligente, se había dado cuenta del error de la abuela: ella siempre había pensado que la gente sencilla era simple.

En la casa 6/1 los hombres no eran tan simples. Una aseveración de Grékov había impresionado particularmente a Seriozha:

-No se puede guiar a los hombres como a un rebaño de ovejas, y esto Lenin, a pesar de ser una persona inteligente, no lo comprendió. El objetivo de la revolución es liberar a los hombres. Pero Lenin decía: “Antes os dirigían de modo estúpido, yo lo haré de modo inteligente”.

8. Reflexions sobre el marxisme del tinent alemany Bach, pàgines 477-478

“El marxismo había fracasado. Eso era algo difícil de admitir para un hombre cuyos padres habían sido socialdemócratas.

Marx no era más que un físico que había basado su teoría de la estructura de la materia sobre fuerzas centrífugas sin tener en cuenta la atracción gravitacional. Había formulado la definición de las fuerzas centrífugas entre las diferentes clases sociales y había demostrado mejor que nadie cómo habían funcionado a lo largo de la historia de la humanidad. Pero, como a menudo ocurre con los artífices de grandes descubrimientos, Marx se había endiosado hasta el punto de creer que las fuerzas definidas por él como lucha de clases determinarían por sí solas el desarrollo de la sociedad y el curso de la historia. No vio las potentes fuerzas que mantienen unida una nación al margen de las clases, y su física social construida sobre el desprecio a la ley universal de la atracción nacional era un disparate.

El Estado no es una consecuencia, ¡es la causa!

La ley que determina el nacimiento de un Estado-nación es maravillosa, un misterio. El Estado es una unidad viva, la única que puede expresar lo que millones de hombres consideran más precioso, inmortal: el carácter alemán, el hogar alemán, la voluntad alemana, el espíritu de sacrificio alemán.”

9. MOLT BO. Comparació Hitler-Stalin, pàgines 510-511

[Conversa entre Liss, oficial alemany, i Mostovskói, presoner de guerra rus]

“- También sobre nuestro Estado [el alemán] ondea la bandera roja del proletariado, también nosotros apelamos a la unidad nacional y al esfuerzo de los trabajadores, también nosotros proclamamos que el Partido expresa las aspiraciones del obrero alemán. Y ustedes también apelan al “nacionalismo”, al “trabajo”. Ustedes saben tan bien como nosotros que el nacionalismo es la fuerza más poderosa del siglo XX. ¡El nacionalismo es el alma de nuestra época! ¡El socialismo en un solo país es la expresión suprema del nacionalismo! […]

En el mundo existen dos grandes revolucionarios: Stalin y nuestro Führer. Es la voluntad de ambos la que ha dado origen al socialismo nacional del Estado. […]

Lenin se consideró el fundador de la Internacional cuando en realidad había creado el gran nacionalismo del siglo XX.

Después Stalin nos ha enseñado muchas cosas. Para construir el socialismo en un solo país era necesario privar a los campesinos del derecho a sembrar y vender libremente, y Stalin no vaciló: liquidó a millones de campesinos. Nuestro Hitler advirtió que al movimiento nacionalsocialista alemán le estorbaba un enemigo, el judaísmo, y decidió liquidar a millones de judíos. Pero Hitler no es sólo un discípulo, es también un genio. Fue en la Noche de los cuchillos largos donde Stalin encontró la idea para las grandes purgas del Partido en 1937. Debe creerme. Yo he hablado, usted ha callado, pero sé que para usted soy un espejo.”

10. Antisemitisme, pàgines 617 i següents

“El antisemitismo es la expresión de la falta de talento, de la incapacidad de vencer en una contienda disputada con las mismas armas; y eso es aplicable a todos los campos, tanto la ciencia como el comercio, la artesanía, la pintura. Los Estados buscan la explicación de sus fracasos en las artimañas del judaísmo internacional. Pero éste es sólo uno de los aspectos del antisemitismo.” […]

Stalingrad - font11. El símbol de la ciutat d’Stalingrad, pàgina 1010

“Cada época tiene una ciudad que la representa en el mundo, una ciudad que encarna su voluntad y su alma.

Durante algunos meses de la Segunda Guerra Mundial esa ciudad fue Stalingrado. Los pensamientos y las pasiones de la humanidad se centraron en Stalingrado. Fábricas e industrias, rotativas y linotipias funcionaban para Stalingrado. Líderes parlamentarios se subían a las tribunas para hablar de Stalingrado. Pero cuando miles de personas irrumpieron en la ciudad desde la estepa para llenar las calles vacías y se encendieron los primeros motores de coche, la ciudad que había sido capital del mundo durante la guerra dejó de existir.”

12. Una reflexió, pàgina 1066

“Todos eran débiles, tanto justos como pecadores. La única diferencia era que un hombre miserable, cuando realizaba una buena acción, se vanagloriaba de ella toda la vida, mientras que un hombre justo no reparaba en sus buenas acciones, pero recordaba durante años un pecado cometido.”

Anuncis

2 Responses to LLIBRE. “Vida y destino” de Vassili Grossman (1960), una novel·la total

  1. Retroenllaç: TEMA. La Segona Guerra Mundial i les seues conseqüències | HISTORIATA

  2. Retroenllaç: RESSENYA. Antony Beevor, Luba Vinagradova: “Un escritor en guerra. Vasili Grossman en el Ejército Rojo, 1941-1945” (2006) | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: