LLIBRE. “Praga en tiempos de Kafka” de Patrizia Runfola

Portada - Runfola - Praga en tiempos de KafkaRESSENYA. Patrizia Runfola:

“Praga en tiempos de Kafka”

Barcelona, Ediciones Bruguera, 2006

299 pàgines, castellà, fotografies en blanc i negre de personatges, quadres, edificis.

Títol original: “Praga in tempo de Kafka”

RESSENYA

Al blog http://www.eldinosaurioqueestabaalli.com he trobat una ressenya bellíssima d’aquest llibre. Per això aquesta vegada, com sé que no puc superar-la, no vaig a fer la meua pròpia ressenya. La copie i la traduisc.

Font: http://www.eldinosaurioqueestabaalli.com/2006/08/18/

Praga és, sense cap dubte, la ciutat de moda. Ja abans d’incorporar-se la República Txeca a la UE la “mare de totes les ciutats” -títol que comparteix amb altres urbs com Mèxic, Kíev, la Meca o El Caire- era destinació preferent per a viatges organitzats. Avui és, a més, decorat fantàstic per megaproduccions de Hollywood. Però és molt més. Tota ciutat té una història íntima que només coneixen els seus enamorats, i l’autora és una cronista enamorada de la ciutat del Moldava. La italiana Patrizia Runfola coneix cada carreró, cada pati d’una ciutat que destil·la màgia fins i tot en el seu nom, Praha, “el llindar”. Llindar entre dos móns, orient i occident, entre dues “races”, aris i eslaus, i per a molts també llindar entre dues realitats.

Aquesta és una història cultural dels anys daurats de la ciutat, quan desbordava una vitalitat creadora que es veuria dolorosament dissolta després de la l’agressió nazi. El punt de partida d’aquesta història és, tal com indica el títol, Franz Kafka, però la protagonista és la ciutat que en el seu si va acollir una condensació tal d’artistes com no s’havia vist des del Segle d’Or a Madrid i que, com llavors, era una congregació de genis a l’olor de la decadència. No només estaven Kafka i el seu amic Max Brod, també Hasek, Jesenská, Kapek -creador del mite modern del robot- i Teige, el pintor Kubista i el poeta Halas, de emotiva vida, l’austríac Meyrink, autor del Golem, els alemanys Einstein i Brentano, i el rus Jakobson.

Eren els anys de les avantguardes, era un món que volia partir de zero encara que per això va haver de necessitar la destrucció absoluta que van suposar dues guerres mundials. I, en aquest marc s’erigeix Praga, la cruïlla, com a focus i pol, partint de la seva particular situació social, amb els naturals en l’escalafó més baix, els alemanys en el més alt i els jueus al marge, d’aquells i entre si. Runfola retrata una avantguarda escèptica i crítica, gairebé massa com per ser creïble, una avantguarda atenta als influxos francesos -Apollinaire-, italians -Marinetti- o russos -Maiakovski-, però que mai es perd de vista a si mateixa. El poder evocador de Praga fa de l’avantguarda txeca un cas especial, ja que “l’avantguarda de Praga no mirava cap al futur, al contrari que altres corrents europeus, sinó que s’aturava en el present, posant els seus ulls en el decorat quotidià amb els seus detalls extravagants i poètics carregats de significats simbòlics, evocadors de somnis i de records “(p. 208).

Aquell meravellós conjunt es va desfer sota la tenebrosa marxa nazi. Alguns d’aquells artistes i poetes emmalaltir, altres van emigrar o es van suïcidar, i altres van desaparèixer en els camps d’extermini. Després va venir el comunisme desbocat i finalment, ja estan arribant, les masses de turistes amb bermudes. Aquells temps d’efervescència creadora no tornaran, per això alguns dels exiliats van decidir no tornar, per mantenir incontaminats els seus records. Les circumstàncies que van possibilitar aquella pletòrica creativitat es van esborrar, la triple convivència es va acabar -Praga va ser “encreuament, abans que res, de cultures diverses i imperioses” (p. 17)-. La ciutat manté el seu poder d’atracció intacte, mentre el seu poder de generació descansa amagat en unes golfes polsegoses, com el Golem, tot esperant temps propicis.

En aquest assaig es parla de literatura, pintura, escultura, arquitectura, teatre i cinema, fins i tot es fan referències a la tertúlia de Berta Fanta, on Einstein explicava les seus trencadores teories. Partim de Kafka i, estirant el fil que ens tendeix Max Brod, anem traient l’aigua del Moldava el record de tots aquells artistes que van compondre el collage Praga. Amb un estil clar, amb evident afecte -de vegades massa-, amb entossudit detallisme -alguns trams seran valorats per l’eslavista, però el lector mitjà pot obviar-ho sense lament- i sagrada devoció per allò explicat, Runfola ens presenta una època memorable en un lloc inoblidable, amb evidents encerts, com el de mostrar a un Kafka alegre i vivaç i descobrir-nos a autors generalment ocults, com Werfel o el mateix Brod, més conegut per la seva amistat amb Kafka que pels seus propis escrits, així com la bibliografia, amb títols relatius al relat, i en castellà.”

DADES DE L’AUTORA

Patrizia Runfola. Nascuda a Palerm, el 1951, va morir el 1999, als quaranta-vuit anys. Professora a l’Acadèmia de Belles Arts de Brera. Col·laborà en diverses revistes i periòdics italians i francesos. Autora de nombrosos catàlegs d’exposicions de pintura i fotografia, de teatre i, en general, de l’art de les vanguàrdies del segle XX. Publicà assaigs (entre d’altres, Hugo von Hoffmann-sthal) i el llibre de relats Lliçons de tenebres. Els seus interessos artístics i les seues fonts de creació literària procedien de l’àmbit cultural, històric, intel·lectual i mític d’Itàlia, França i Praga, ciutat a la qual va dedicar diversos dels seus llibres, com aquest, Praga en temps de Kafka i El palau de la malenconia.

MOMENT HISTÒRIC

Vanguàrdies culturals centreuropees. Expressionisme.

Primers anys del segle XX, especialment fins l’any 1924. Aquest any el dia 3 de juny faltà Franz Kafka.

A Praga, ciutat de l’Imperi Austrohongarès fins el final de la Primera Guerra Mundial, quan es va convertir en capital del nou estat de Txecoslovàquia.

ÍNDEX DE CITES

1. Boina dels estudiants, símbols nacionals, pàgina 59

2. EXPRESSIONISME, pàgines 114-115

3. COMENÇ DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL, pàgines 152-155

4. La fam, segons Milena Jesenská, pàgina 182

5. La invenció de la paraula ROBOT, pàgines 201-202

6. Reconstruir la realitat, per Karel Capek, pàgina 203

7. Anècdotes de František Halas, poeta enamorat dels llibres, pàgines 239-240

8. DESCRIPCIÓ BELLÍSSIMA, pàgines 244-245:

9. Exemples de cartes per a burlar la censura, pàgina 256

10. Praga, una gran ciutat, pàgines 256-257

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA


CITES

1. Boina dels estudiants, símbols nacionals, pàgina 59

“En Praga la boina era un distintivo de las asociaciones estudiantiles al que se le atribuía un gran valor, en particular entre los grupos que tenían sentimientos nacionalistas alemanes muy exaltados.

Por el Graben (hoy Na Prikope), donde tenía lugar el Bummel, el decir, el paseo de los alemanes, se veían desfilar las boinas multicolores de los estudiantes pertenecientes a las asociaciones alemanas. Los estudiantes de la universidad checa, que hacían su Bummel por la Ferdinandstrasse y la Wenzelsplatz, detestaban la costumbre de sus camaradas alemanes y lo demostraban de manera provocadora llevando un sombrero eslavo de uso corriente que aludía a sus aspiraciones patrióticas. Era muy vistoso y en checo se llamaba Podebradka, en memoria del rey de Bohemia Jíri de Podebrady, confeccionado con piel de astracán gris con un doblez semejante a un muro almenado.”

2. EXPRESSIONISME, pàgines 114-115

“Los poetas expresionistas de lengua alemana vivían, en efecto, al ritmo de los irrefrenables impulsos espirituales de su juventud: pertenecían a la generación de las víctimas precoces de la Primera Guerra Mundial y de las reacciones que provocó la segunda. Aquellos jóvenes imberbes y temerarios estaban divididos entre sus ímpetus trascendentales y sus ilusiones sociales y políticas, una contradicción que ni el frente de los “eternistas” ni el de los “activistas” lograron resolver. Su revuelta violenta y casi desesperada –impregnada también de cierta ingenuidad- contra un mundo que juzgaban inhumano, cuya “sustancia” –entendida en un sentido más cósmico que político- había cambiado, creaba un “nuevo pathos” poético singular e intenso que era precisamente el fruto de sus impetuosas ilusiones juveniles. Era, en palabras de Mittner, el pathos de los videntes precoces con visiones aterradoras, “débilmente iluminadas por los sueños vagos de una regeneración mística”. Aquel espíritu visionario abría perspectivas dramáticas y fulgurantes que volvían innecesario mirar con los ojos. Así se explica la definición: el impresionista mira, el expresionista ve. Como el vidente ciego, figura emblemática para ellos, los poetas expresionistas percibían la esencia de la realidad, haciendo caso omiso de la evidencia de las impresiones exteriores, porque para ellos la visión interior era la única verdad del alma y de las cosas.

El destino trágico de los poetas expresionistas fue el del adolescente que, víctima de la corrupción de su época y del apocalipsis de la guerra, fracasa en su misión soñada de redentor de la humanidad. Tal era el sueño de Werfel en Der Weltfreund. Y esta ingenua ilusión juvenil naufragó miserablemente. Con una violencia frenética y casi desesperada, los videntes expresionistas previeron la catástrofe que aguardaba al mundo europeo, un cataclismo que desquiciaría también sus propias vidas”.

3. COMENÇ DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL, pàgines 152-155

“Cuando estalló la guerra, nadie en Praga parecía creerlo. Habían pasado casi cincuenta años desde el conflicto franco-prusiano y se tenía la impresión de que ese largo periodo de paz había alejado para siempre la tremenda calamidad” […]

“Como muchos otros intelectuales, Max Brod seguía sin creer en la guerra. Confortado por las últimas noticias que publicaban los periódicos, en los que se daba a entender que Serbia había cedido, aquel sábado, a las cuatro de la tarde, tomó el tren en la estación de Hibernegasse para ir a la residencia de verano de su amigo Hugo Bergmann, en Podbaba. Pasó la tarde conversando sobre Brentano y Kant y luego regresó a Praga, atravesando a pie la hermosa campiña bohemia. Ya era de noche cuando llegó al suburbio de Dejvicé, y observó con inquietud el comportamiento extraño de las personas que se encontraban delante de los portales de sus casas.

Bude válka –oyó que susurraban-, Bude válka.” “Habrá guerra”. La edición vespertina del diario bohemio acababa de dar la noticia definitiva.

Tres días después, el 28 de julio, se hizo pública la declaración de guerra: “El real gobierno imperial se ve en la necesidad de proveer a la tutela de sus derechos e intereses y, con este fin, recurrir a la fuerza de las armas. Por lo tanto, a partir de este momento Austria-Hungría se considera en estado de guerra contra Serbia.” El 28 de julio los muros de Praga aparecieron empapelados con la proclama dirigida “A mis pueblos”, en la que el emperador llamaba a la guerra a todas las naciones del imperio con la famosa frase: “He examinado y ponderado cada cosa”, que los transeúntes se detenían a meditar silencioso e incrédulos.

El ejército austríaco había cambiado su hermoso uniforme de gala por el gris de combate y las tropas se encaminaban al frente serenas y decididas al son de las marchas triunfales. Pero los regimientos que no eran de nacionalidad alemana avanzaban arrastrando los pies, sin entusiasmo, reticentes a combatir en defensa de una monarquía extranjera y usurpadora. Hacía tiempo que los desacuerdos con los grupos nacionales incorporados al Imperio habían debilitado al trono austríaco y después de un largo proceso de renacimiento de la identidad cultural y lingüística, que tanto intelectuales como políticos se habían encargado de despertar, los eslavos, que representaban la mayoría de la población, no sentían el menor deseo de marchar junto a los “enemigos” alemanes para combatir a sus hermanos, eslavos también.

En Praga, los checos entonaban un silencioso canto de resistencia y se servían de sus banderas con una eficaz fuerza simbólica. Cuando llegaba la noticia de una victoria, todo el mundo debía colgar de sus ventanas la bandera austríaca amarilla y negra. Los alemanes exhibían las suyas con alegría y las cuidaban con amor, en cambio los checos las dejaban todo el tiempo fuera, expuestas al viento y a la lluvia, hasta que, convertidas en unos jirones sucios, ya no ondeaban más y pendían como sudarios. De las ventanas de casi todas las casas de Praga colgaban estos estandartes andrajosos, testimonio elocuente de una ciudad que se defendía en silencio.

Esta indolencia aparente, que en realidad escondía una obstinada lealtad hacia un país sometido, obligado durante siglos a fingir, se refleja en el protagonista del libro Las aventuras del valeroso soldado Svejk, de Jaroslav Hasek. A diferencia de los escritores vieneses, que contemplaban con melancolía o amargura el desmoronamiento del imperio de los Habsburgo, Hasek, como buen checo, consignó despiadadamente en su libro los aspectos grotescos, las situaciones humillantes, la imbecilidad sórdida y vil imperante en las comisarías, las prisiones, las casernas, los burdeles, los lazaretos, enhebrando historias ridículas y absurdas, basadas, no obstante, en circunstancias reales, en las empresas obstruccionistas del pobre Svejk, la encarnación del soldado ordenanza completamente idiota, desfachatado, falsamente humilde y ovejuno, y que, por todo eso, pasó a ser el personaje ejemplar del espíritu de disimulación de un pueblo oprimido”.

4. La fam, segons Milena Jesenská, pàgina 182

“Contentar a un hombre que ha visto la verdadera cara de la miseria es muy difícil, acaso imposible”, afirmaba en su artículo del 3 de marzo de 1921 (en el diario Tribuna, de Viena), porque la pretensión, la avidez, la intemperancia, la glotonería tienen sus raíces en la miseria. “El hambre no empuja al hombre al plato lleno sino a la loca disipación.”

5. La invenció de la paraula ROBOT, pàgines 201-202

“En 1920, siguiendo estas pautas ascéticas, Karel Capek escribió su célebre libro titulado R.U.R. Rossum’s Universal Robots.

Era la primera vez que aparecía el término “robot”. Muy pocos saben que fue Capek quien lo inventó a partir de la palabra checa robota –que puede traducirse por “esfuerzo” o “trabajo durísimo”-, para designar a sus obreros artificiales. Estos autómatas, nacidos de un preparado químico descubierto por el filósofo científico Rossum, cuyo nombre deriva de la palabra rozum, que significa “razón”, pertenecen en cierto modo a la familia del Golem. En eslavo antiguo rob significa “esclavo”; pero “robot” entronca también con el ruso robotar (trabajar) y robotjaga (trabajador), que en los campos de concentración soviéticos designaba a al persona forzada a realizar los trabajos más pesados. Según Angelo Maria Rippellino, Capek había pensado llamar a sus personajes labofi (de labor, “trabajo” en latín), pero tras consultarlo con su hermano Josef creó la versión definitiva de la palabra “robot”.

En su libro se denomina así a una legión de siervos mecánicos desprovistos de sentimientos, mano de obra ideal por su fuerza, resistencia y bajo costo, capaz de reemplazar ventajosamente a la imperfecta máquina humana. Pero en las misteriosas convulsiones que inesperadamente se producen el intentar desguazar las máquinas, causando su revuelta contra los hombres, Capek trataba el tema de la división social y del rencor acumulado por los oprimidos. Era, en suma, una advertencia a la sociedad tecnológica antes de que cayese en el abismo que él atisbaba en el horizonte de la civilización moderna. “Mientras escribía –dijo el autor en una carta a su esposa, recogida por Ripellino en Praga mágica-, fui presa de un terrible miedo; quería advertir contra la producción en masa y las propagandas deshumanizadas y, de repente, sentí la angustia de que un día, tal vez pronto, será así: de que de nada habrá servido mi advertencia, y que, lo mismo que yo, el autor, he dirigido las fuerzas de estos obtusos artefactos hacia donde he querido, alguien conducirá un día al tonto hombre-masa contra el mundo y contra Dios.”

“Capek despreciaba la avidez y la arrogancia del capitalismo. Con su hermano Josef, que colaboró en la redacción de numerosas páginas, satirizó la mezquindad de los hombres de la posguerra en el libro Escenas de la vida de los insectos, escrito en 1921.”

6. Reconstruir la realitat, per Karel Capek, pàgina 203

“¿Cuál es la realidad o la verdad, y cómo creemos conocerla, dado que nuestros esfuerzos resultan vanos frente a su carácter inasible y siempre cambiante? (…) tendía a evaluar atentamente cada punto de vista, observando los pormenores con una minuciosidad extrema. Si ningún hombre es capaz de ver la realidad por completo, pensaba, las miradas de muchos hombres podrían, tal vez, contribuir, cada una a su manera, a la reconstrucción del mundo, como otros tantos fragmentos de verdad que habría que unir.

Esta visión explica bien, y de manera simple, su modo de describir personajes y acontecimientos a través de una reconstrucción a varias voces, como un detective que escucha diversos testimonios con la esperanza de obtener de ellos una verdad más o menos plausible. Y en su obstinado esfuerzo por acercarse al alma humana, Capek no descuidaba ninguno de los senderos posibles.”

7. Anècdotes de František Halas, poeta enamorat dels llibres, pàgines 239-240

“Halas había aprendido el oficio a los quince años, en la librería Písa. El editor Karel Zink, que trabajó allí durante los años de aprendizaje de Halas, contaba anécdotas muy tiernas del joven poeta librero. No podía ocultar su emoción al recordar el episodio de la desaparición de algunos libros. A modo de disculpa, Halas lo había conducido hasta un sector de la tienda donde todos los libros que faltaban estaban alineados con sumo cuidado: Baudelaire, Alfred de Vigny, Barbey d’Aurevilly se encontraban junto a Karel Toman, Frana Srámek, Stanislav K. Neumann y Jíri Mahen. Luego colocó los libros en su lugar, pero cuando Karel Zink se volvió hacia el mostrador lo vio esconder la cabeza y taparse la cara con las manos mientras las lágrimas se filtraban entre sus dedos. Esos libros eran su lectura de mediodía, después que cerraba la tienda y Halas se quedaba solo. “Fueron años de hambre y pobreza en abundancia –recordó Halas-, pero los libros, que amaba y devoraba, ayudaban a soportarlo con más facilidad. El furor por la lectura era tan desmesurado que cuando no disponía de luz en casa, leía en la calle, debajo de las farolas”.

8. DESCRIPCIÓ BELLÍSSIMA, pàgines 244-245:

“Éstas y otras experiencias poéticas narra Seifert en su única obra escrita en prosa, comenzada a fines de los años sesenta: Toda la belleza del mundo. En este libro recordó la casa natal en Zizkov, en el cochambroso edificio con tres balcones rodeado de viejas acacias, negras y retorcidas, situado en la antigua calle Riegrova, una callecita triste y aislada que bajaba en dirección del jardín de Rajský, donde Seifert descubrió de niño las primeras cosas del mundo.

La belleza y la felicidad comparecían rara vez y fugazmente en estas comarcas periféricas. Seifert lo descubrió muy pronto: “En la periferia, al final de mi primera juventud, me había acostumbrado a la melodía lúgubre de la putrefacción y al hedor de la miseria, porque la miseria y la pobreza huelen mal, por más que la gente que allí vivía se esforzara cada día por encontrar su propia minúscula felicidad.” Pero en la colina de Zizkov, donde se refugiaba para soñar con pasión garabateando versos en un cuaderno, se respiraba un aire de Olimpo. Hasta allí no llegaba el olor de las penas del barrio, sólo el perfume denso de las violetas nocturnas, tan intenso que daba dolor de cabeza. También, para tapar el olor de la miseria, servían las pobres fumarias medio mustias, recogidas en el prado de Orín, cuidadosamente dispuestas sobre los carritos semivacíos del mercado de la plaza de San Procopio. Al final de la primavera dejaban lugar a las peonías rojas y a los lirios blancos, y en invierno al musgo para preparar los pesebres.”

9. Exemples de cartes per a burlar la censura, pàgina 256

“Eran días negros, días en los cuales en las letrinas de los cafés “prosperaba el tráfico de pasaportes falsos”, recordaba Urzidil. “Las joyas de familia, valores y objetos preciosos eran entregados a personas hasta entonces desconocidas. Los que escribían cartas habían pactado con sus destinatarios un código secreto. Las cartas parecían poemas dadaístas: “El submarino está en el calentador… la gata está en la máquina de coser.”

10. Praga, una gran ciutat, pàgines 256-257

“Estos recuerdos, como tantos otros, Johannes Urzidil se los llevó al otro lado del océano y los conservó en el fondo de su alma hasta que un día, paseando por Broadway, con el balanceo del trasatlántico aún en los oídos, oyó a dos señoras conversar en checo y se metió en su conversación. “Y usted –le preguntó una de ellas-, ¿de donde es usted?” “Soy un alemán de Praga”, respondió él con orgullo. “Oh, de Praga –exclamaron sorprendidas-. Entonces viene de una gran ciudad.” “Sí, de una gran ciudad –pensó él-, si es grandeza lo que ha pasado a través de los tiempos interminables, de las pasiones, la voluntad de vivir y de creer, y que se ha realizado entre luchas y espasmos. La grandeza es el fruto de la nostalgia: la Atenas de antaño, la Roma de antes, un puñado de ruinas, aun cuando las casas y los puentes se hayan conservado. Grande es lo que permanece vivo en el espíritu y en el corazón.”

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

  • Brod, Max, Kafka, Alianza, Madrid, 1982
  • Kundera, Milan, El arte de la novela, Rusquets, Barcelona, 1987
  • Unseld, Joachim, Franz Kafka, una vida de escritor: historia de sus publicaciones, Anagrama, Barcelona, 1989.
  • Buber-Neumann, Margarette, Milena Jesenská, Tusquets, Barcelona, 1997.
  • Meyrink, Gustav, El Golem, Abraxas, Barcelona, 2003.
  • Urzidil, Johannes
  • Weiss, Ernst – Werfel, Franz
  • Capek, Karel, R.U.R. Robots Universales Rossum: obra en tres actos y un epílogo, Círculo de Lectores, Barcelona, 2004.
  • Capek, Karel, Viaje a España (con dibujos del autor), Hiparión, Madrid, 1989
  • Hasek, Jaroslav, Las aventuras del valeroso soldado Svejk, Destino, Barcelona, 2000
  • Neruda, Jan, Cuentos de Malá Strana, Espasa-Calpe, Madrid, 2003
  • Neruda, Jan, Imágenes de la vieja Praga, Juventud, Barcelona, 1992
  • Seifert, Jaroslav, Toda la belleza del mundo, Seix Barral, Barcelona, 2002
  • Rilke, Rainer Maria, Relatos de Praga, Montesinos, Barcelona, 1992
  • Ripellino, Angelo Maria, Praga mágica, Seix Barral, Barcelona, 2003

Anuncis

One Response to LLIBRE. “Praga en tiempos de Kafka” de Patrizia Runfola

  1. Retroenllaç: LLIBRE. Franz Kafka: “La metamorfosi” (1915) | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: