LLIBRE. “Geografía política” de Joan-Eugeni Sánchez (1992)

  •  Portada - SÁNCHEZ - Geografia políticaMadrid, Editorial Síntesis, 1992
  • 224 pàgines, en castellà, mapes conceptuals, quadres, etc.

 

Ressenya

En poques paraules: Geografia política és l’estudi del “poder” + “territori” (i tot allò que se’n deriva).

Un poc més extens: aquest manual de l’Editorial Síntesis és molt útil per a entendre les relacions de poder en l’espai geogràfic. És a dir, analitza la Geografia no com una ciència estàtica i descriptiva, sinó com una ciència dinàmica que estudia els canvis en l’espai geogràfic, i com aquests canvis es produeixen degut a la confrontació dels diversos interessos dels grups humans, i en especial dels que controlen el poder.

El millor del manual, per a mi, és que ens permet descobrir que el territori no és una categoria inert, sinó un espai real i tangible on es manifesten les relacions de poder asimètriques de cada grup humà. Tant a nivell macro com a nivell micro, és a dir tant a nivell mundial com a nivell local. El recull de textos que he realitzat d’aquest llibre i que he posat més baix per a mi és impagable.

En general aquest manual serveix per a enriquir materials i reflexions en qualsevol curs de Ciències Socials, especialment per a aquells cursos on es dóna la Geografia (3r d’ESO i 2n de BAT) i la Història Contemporània (4t d’ESO i 1r i 2n de BAT).

L’autor, Joan-Eugeni Sánchez, és professor del Departament de Geografia Humana a la Universitat de Barcelona.


Índex de cites

1. Concepto de poder. Páginas 23-24

2. Conformación y coacción social.  Páginas 26-27

3. El dominio del espacio por los grupos sociales. P. ej. Colonialismo – Neocolonialismo.  Páginas 31-32

4. La articulación política de la sociedad y su relación con el espacio geográfico. Páginas 33-34

5. La geografía política como relaciones de poder en el espacio (el argumento histórico). Páginas 37-38

6. El medio y el hombre. El espacio vital. Página 47

Annex: MÉS INFORMACIÓ SOBRE GEOGRAFIA POLÍTICA

– 

CITES

1. Concepto de poder. Páginas 23-24:

“En Max Weber encontramos una definición más clara de poder en sí mismo asociada a obediencia, cuando dice: “Por poder debe entenderse (…) la probabilidad de que una orden concreta sea obedecida por un determinado grupo de hombres (Max Weber, 1922, cap. I, pág. 16. “Economía y sociedad”).

En una relación económica, política o social, quien consigue imponer su criterio o sus intereses es aquel que logra que éstos sean aceptados por los otros, en donde se sitúa el acto de obediencia. Esta relación es más evidente en momentos de tensión o de conflicto de intereses, ya que la imposición por una de las partes de sus objetivos implica que la otra no ha tenido la fuerza o capacidad suficiente para imponerse, no quedándole otra opción que aceptar y obedecer, aun cuando interiormente no se esté de acuerdo.

Esta concepción de poder no se aleja mucho del sentido dado por Marx y Engels cuando asimilan poder a la “capacidad de imponerse” o a la “capacidad de dominar”, lo que comporta, para los que en aquel momento no tienen poder, el tener que aceptar el poder del otro ante su incapacidad para imponerse o evitarlo. De ahí derivarán conceptos como “grupo dominante” o “clase dominante”.

Al considerar la obediencia como el mecanismo básico de las relaciones de dominio-dependencia, y a éstas como la expresión de las relaciones de poder, nos situamos en la línea de la concepción relacional del poder, en donde éste no existe en sí mismo, sino como relación asimétrica entre individuos o grupos, manifestándose en el ámbito de las relaciones sociales como relaciones de poder.”

2. Conformación y coacción social.  Páginas 26-27:

“Diferenciemos dos grandes formas de conseguir obediencia: la conformación social y la coacción social [la persuasión y la coacción por la fuerza].

  1. La conformación social [la aceptación de las normas]. Una sociedad se mantiene estable si consigue establecer en su seno unas relaciones de poder indiscutibles, de forma tal que el conjunto de los individuos asuman las normas y valores imperantes en dicha sociedad. La progresiva incorporación histórica del sistema educativo tuvo como función desarrollar institucionalmente la sociabilización ética y moral de todos los individuos para conseguir su conformación a las normas, valores y patrones de comportamiento de que se dota toda sociedad, mientras que la institución familiar y cada una de las restantes instituciones sociales asumen otras partes de ese papel. En el caso del sistema educativo, al ir avanzándose por él, la sociabilización va cediendo el paso a la transmisión de conocimientos; pero en los primeros niveles educativos se trata de conseguir la conformación social, a través del aprendizaje y la adhesión a un conjunto de normas y valores que permitan reproducir y perpetuar la estructura social.
  2. La coacción [la fuerza]. Cuando no se consigue la conformación social, debe recurrirse a otro tipo de mecanismos que garanticen la perpetuación del modelo social. Es entonces cuando se aplican el conjunto de mecanismos de sumisión por la fuerza de que cada sociedad se dota, usando la violencia corporal, psíquica o social, como coacción. En las relaciones espaciales, la coacción es ampliamente utilizada en todos aquellos casos en que se quiera conseguir la obediencia de grupos sociales territorialmente diferenciados, quienes, mediante la conquista militar del territorio que habitan, han sido incorporados a otra sociedad.

Cada sociedad establece sus límites entre conformación y coacción. Los planteamientos democráticos dan preeminencia a la conformación social por adhesión –apelando a las mayorías y al voto-, mientras que los sistemas autoritarios y dictatoriales fundamentan la obediencia a un pequeño grupo por la coacción sobre las mayorías.

Pero el hecho relacional en un contexto de relaciones de poder asimétricas obliga a poner el énfasis en el contrapoder. Para A. Turco (1983) el poder supone un contrapoder, lo que llevaría al poder a autocontrolarse en su ejercicio en proporción al riesgo de fracaso frente al contrapoder, en cuanto éste representa una forma de oposición a la obediencia.”

3. El dominio del espacio por los grupos sociales. P. ej. COLONIALISMO – NEOCOLONIALISMO.  Páginas 31-32

“En la perspectiva de qué es y qué significa la idea de dominio sobre el espacio, debemos distinguir el dominio material –la apropiación en sentido estricto-, de la influencia –como ámbito territorial de intervención desde una relación de poder, sin que sea necesaria la apropiación.

Un caso significativo en la relación dominio-influencia queda reflejado en el paso del colonialismo al imperialismo y al neocolonialismo. A lo largo del siglo XX el COLONIALISMO, como dominio físico-militar de territorios, es progresivamente sustituido por el NEOCOLONIALISMO, como forma de influencia-dependencia, sin necesidad de dominio físico-militar. La hegemonía colonial británica del siglo XIX se ha visto desplazada por la hegemonía imperialista norteamericana del siglo XX, donde el control material del territorio es sustituido por unos vínculos de dominio-dependencia económica y política impuestos por el nuevo Estado hegemónico sobre otros territorios, que aparecen como estados independientes. Han cambiado los vínculos jurídicos, pero se mantienen los vínculos económicos y políticos esenciales y necesarios a la nueva estrategia: se pasa a quedar integrado en el área de dominio-dependencia económica y política de los nuevos estados. Los vínculos de poder-obediencia quedan garantizados a través de otros mecanismos, reservándose la intervención territorial militar solamente para cuando fallan los mecanismos de obediencia económica-política. La historia reciente y actual nos enseña que la forma imperialista procura actuar primero a través del mecanismo de poder legítimo, pero que se reserva los mecanismos del temor o la coacción sobre los territorios que cuestionen la obediencia. Sea en forma de presiones y coacciones políticas o económicas, sea propiciando el golpe de estado o, en último extremo, recurriendo a la intervención militar.”

4. La articulación política de la sociedad y su relación con el espacio geográfico. Páginas 33-34

El poder, cualquier forma de poder, para mantenerse y reproducirse debe ser poder creador. Para ello, para mantenerse en un medio conflictivo y asimétrico, debe actuar de forma creativa, por lo cual será preciso que se guíe por unos objetivos y que disponga de las instituciones precisas para alcanzarlos. La política es una de las instancias a través de las cuales se concreta la gestión del poder.

Si nos preguntamos por la política en sentido amplio, ésta abarcará todo planteamiento social que implique el establecimiento de objetivos a cierto plazo, así como su gestión. Para ejecutarla, debe actuar al mismo tiempo sobre la sociedad y sobre el espacio.

Históricamente se ha entendido la política como el proceso de articulación social de una sociedad, de forma tal que, por un lado, garantizase la permanencia de su estructura social y, por otro, gestionase el proceso social. Para ello la sociedad se dota de una institución propia organizada: el Estado y la Administración del estado –aparato de Estado-. El conjunto de instituciones que configuran al aparato de Estado son los medios de los que se provee la instancia política en las sociedades modernas para gestionar el poder político.”

5. LECTURA MOLT RECOMANABLE. La geografía política como relaciones de poder en el espacio (el argumento histórico). Páginas 37-38

“El hecho de que sobre el mismo espacio geográfico se hayan ido sucediendo los acontecimientos históricos, es otro aspecto muy importante a considerar en la interpretación conflictiva de las relaciones sociales territorializadas. Por un lado, por el hecho de que un mismo territorio haya estado sometido a lo largo del tiempo a la ocupación y dominancia de diversas sociedades con diversas culturas-ideologías, implica formas diversas de actuación sobre el territorio –re-historización-. Pero también implica que cada forma posterior debe partir y remodelar una forma anterior, y así sucesivamente, en un proceso genealógico imparable.

Sabemos que muchos conflictos de orden ideológico-cultural tienen su raíz en la distinta consideración de cuál es el momento histórico que debe tomarse como referencia para legitimar una situación actual, y para definir la actuación de futuro.

En la práctica, sólo las relaciones de poder de cada momento darán la respuesta real a las diversas aspiraciones y deseos proyectados sobre un territorio. La historia, no es la historia de las ideas y de las aspiraciones, sino del dominio resultante de cada relación de poder concreta. Ni la objetividad, ni la legalidad, son suficientes, aun cuando fuesen considerados criterios válidos, para imponerse ante el futuro; el futuro surge de las relaciones de poder de cada presente. Por ejemplo, un golpe de estado frente a un poder político legítimo puede ser un acto ilegal y condenable, pero lo que explicará el presente y el futuro dependerá de quién haya conseguido imponer su poder. Las interpretaciones históricas podrán condenar al grupo insurgente que llegó a imponer y mantener su poder, pero lo incuestionable es que durante el periodo en que se mantenga en él, el proceso social responderá a sus objetivos, siendo irreversible. La historia se escribe con los actos de poder, no con deseos o con legalidades. La historia es lo que es, no lo que debería ser, o lo que nos gustaría que fuera. Se puede luchar para que las cosas cambien, pero la realidad es la consecuencia de las relaciones de poder realmente existentes.”

6. El medio y el hombre. El espacio vital. Página 47

“Es famoso en el campo de la geografía política el concepto de espacio vital, el cual relaciona a los hombres con el espacio geográfico como ámbito básico de reproducción. Cuando Ratzel plantea este tema lo hace desde el ámbito de la biogeografía: “Existen los espacios vitales, las islas de vida, etc. La biogeografía concibe al Estado como la forma de extensión de la vida sobre la superficie de la tierra” (1897, Politische Geographie). En su proposición Ratzel plantea que cada individuo y cada sociedad precisan de los recursos físicos contenidos en el espacio geográfico, así como de una extensión mínima de dicho espacio geográfico, lo que él entiende por suelo.”

MÉS INFORMACIÓ SOBRE GEOGRAFIA POLÍTICA

1. Article boníssim: “TERRITORIO, PODER Y GEOGRAFÍA POLÍTICA. CONTENIDOS Y EVOLUCIÓN DE LA DISCIPLINA”, sense autor conegut, sense data, Universitat de Sevilla, Estudis de Geografia.

2. Ressenya d’aquesta obra a la REVISTA BIBLIOGRÁFICA DE GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES, Universidad de Barcelona, Vol. VII, núm. 358, 23 de marzo de 2002, realitzada per Alicia Laurín.

3. MOLT RECOMANABLE. Article: Joan-Eugeni Sánchez y la Geografía Política. Espacio geográfico y relaciones de poder”, per Melisa Fuentes, 26/12/2009:

Relaciones de poder y espacio geográfico:

Como uno de los teóricos que más aportes ha realizado a la Geografía como disciplina, Joan-Eugeni Sánchez se destaca por el tratamiento particular que da a la categoría de poder y sus relaciones con el espacio geográfico. Sostiene que las relaciones de poder se encuentran omnipresentes en las relaciones sociales y en el espacio como ámbito a apropiar, dominar o controlar para que éstas puedan tener lugar.

Así, la Historia se constituye como la historia del dominio que resulta de cada relación de poder, y no como una historia de las ideas y de las aspiraciones. El futuro surge de las relaciones de poder del presente, por lo que la idea de momento histórico no puede ser dejada de lado: el espacio, como testimonio de las relaciones de poder, las plasma. Tal es el caso, por ejemplo, de permisos por parte del poder político para la extracción indiscriminada de un determinado recurso natural, la cual quedará reflejada tanto en el paisaje como en los individuos que pertenecen a dicho espacio geográfico.

La Geografía Política como disciplina

La Geografía Política, tal como es concebida por Joan-Eugeni Sánchez, se interesa en la relación entre la organización política de la sociedad y el espacio geográfico a todas las escalas, centrando su análisis en que todas las relaciones contienen algún componente de relación de poder. En este contexto, debemos situar al tratamiento del poder en el ámbito de las relaciones sociales, dejando de lado las relaciones interpersonales.

La Geografía Política es el ámbito de las relaciones sociales donde el espacio geográfico interviene como uno de los factores en la relación entre poder y contrapoder. Asume así el estudio del ámbito societal, donde se produce la vinculación entre las relaciones y procesos políticos y el espacio geográfico.

Objetivos de la Geografía Política

El aspecto clave que entronca la Geografía Política consiste en que los agentes de poder se marcan unos objetivos a cierto plazo, para los que necesitan adecuar un espacio bajo las fórmulas de dominio-apropiación y/o influencia.

Centrada usualmente en las relaciones interestatales, pertenecen al campo de la Geografía Política todos los ámbitos en que se puede ejercer alguna forma de política, entendida como el planteamiento de un proceso de actuación social encaminado a la consecución de objetivos y en el que el espacio aparece como variable. Sin embargo, no se remite exclusivamente al Estado, sino a relaciones de poder en el espacio en las que las relaciones políticas no son las únicas relaciones de poder.

El objetivo de la Geografía Política es la articulación política de la sociedad en su relación con el espacio geográfico, asumiendo un aspecto esencial dentro de las relaciones sociales: entender las relaciones políticas como relaciones de poder y efectuar un análisis de las relaciones de poder en el espacio.

Desde el marco geográfico, el territorio aparece históricamente como el ámbito a dominar. En este aspecto, la Geografía Política debe aportar elementos de interpretación de las contradicciones y conflictos entre agentes, relacionando las diferentes escalas territoriales implicadas en cada toma de decisiones, y los instrumentos analíticos de interpretación de los procesos históricos en cuanto procesos territorializadores múltiples sobre un mismo espacio geográfico.

El concepto de ASIMETRÍA

La organización interna de los grupos humanos se configura sobre la base de relaciones asimétricas en el interior de los grupos. Las relaciones interpersonales serán asimétricas en la medida en que algún miembro de la sociedad consiga imponer su criterio a los demás. El poder social se deriva de la existencia de relaciones asimétricas y de su resolución social.

La asimetría es la característica que permite definir la índole de las relaciones sociales, como medida del grado en que un miembro se impone sobre otro u otros. Así una relación asimétrica se define por una relación de dominio-dependencia que se manifiesta a través de algún grado de obediencia.

Para la Geografía Política, la asimetría es una variable de gran importancia porque conduce a relaciones de poder, si consideramos que las relaciones sociales contienen un importante componente de poder y la existencia de algún grado de dominancia-dependencia.

Factores que vinculan al espacio geográfico y las relaciones de poder

Las relaciones de poder asumen una forma espacial-territorial, ya que el espacio es el ámbito en el cual se materializan. De este modo, el papel del espacio geográfico en las relaciones de poder se encuentra determinado por ciertos factores que los ligan mutuamente:

  • La necesaria coherencia entre relaciones de poder y articulación del espacio. Todo sistema social es coherente en sus partes, lo que le permite su reproducción. Para ello, el conjunto de sus partes debe posibilitarle la consecución de ciertos objetivos globales, siendo necesaria una coherencia entre los fines y los medios. Esta articulación global del territorio es la primera necesidad para asegurar el funcionamiento social y su mantenimiento. A cada modo de producción corresponde un modo de articulación espacial; cualquier cambio en los objetivos sociales deberá ir acompañado de un cambio en la estructura espacial que lo haga coherente con los nuevos objetivos. Por ejemplo, los cambios en la división del trabajo y de la producción se reflejan en nuevas formas de articulación del espacio.
  • El dominio del espacio por los grupos sociales. Los grupos sociales tienen la necesidad de apropiarse del espacio. Por ejemplo, para que un Estado se constituya requiere de que se apropie de una parte de superficie terrestre. Este proceso es válido a todas las escalas (espacio productivo, residencial o correspondiente a instituciones de ámbito internacional). Sin embargo, cabe destacar la diferencia entre la apropiación en sentido estricto, o dominio material, y la influencia, como ámbito de intervención desde una relación de poder, sin que sea necesaria la apropiación.
  • La localización de las fuerzas de decisión y organización del espacio. Las relaciones de poder se encuentran omnipresentes en el espacio como ámbito a apropiar, controlar o dominar para que así las relaciones sociales puedan tener lugar. Un aspecto específico en las relaciones de poder territorializadas es la localización de centros de gestión y decisión de los que derivan los procesos de organización territorial para alcanzar coherencia entre los objetivos de cada centro.

Si bien el ser humano necesita relacionarse con un espacio geográfico para garantizar su supervivencia como individuo y especie y garantizar la reproducción requiere de un conjunto de relaciones estructuradas entre los individuos, y de éstos con el medio geográfico. Éstas, en cierto período de tiempo, asumen formas estables de organización social, ya que para garantizar dicha reproducción es necesaria una cohesión social que evite la desintegración. Por lo tanto, no se trata de simples relaciones hombre-espacio, sino de relaciones de intereses, que pretenden hacer prevalecer dichos objetivos, relaciones de poder que implican el dominio de un espacio determinado con estos fines.

Advertisements

5 Responses to LLIBRE. “Geografía política” de Joan-Eugeni Sánchez (1992)

  1. Retroenllaç: TEMA. L’organització política de les societats | HISTORIATA

  2. Retroenllaç: FRONTERES. Europa. Mapa històric animat des de l’any 1000 dC | HISTORIATA

  3. Retroenllaç: FRONTERES. La mort de Peter Fechter (Berlín, 1962) | HISTORIATA

  4. Retroenllaç: PARTICIPACIÓ. “Projecte per al Departament de Participació Ciutadana i per a fomentar i millorar la democràcia participativa a Alcoi” | HISTORIATA

  5. Retroenllaç: DOCUMENTAL. “El poder”, una introducció senzilla i animada | HISTORIATA

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: